Nuevas recetas

Pastel de caramelo de plátano y caramelo

Pastel de caramelo de plátano y caramelo

Este postre de caramelo de plátano y caramelo es más fácil de lo que piensas

Este postre de caramelo de plátano y caramelo es más fácil de lo que cree, gracias a una lista de ingredientes que requiere un bizcocho congelado descongelado.

Ingredientes

  • 25 caramelos de caramelo, como KRAFT Caramels
  • 3/4 tazas de leche
  • 1 paquete (3.4 onzas) de pudín de vainilla, como pudín instantáneo sabor vainilla JELL-O Vanilla Flavor Instant Pudding
  • 1 tarrina (8 onzas) de crema batida, como COOL WHIP Whipped Topping, descongelada, cantidad dividida
  • 1 paquete (16 onzas) de bizcocho congelado, descongelado
  • 2 plátanos
  • 2 cucharadas de trocitos de caramelo

Porciones4

Calorías por porción898

Equivalente de folato (total) 79μg20%

Riboflavina (B2) 0,5 mg 28,1%


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano con caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan las recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que me sobra arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con la suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber poder pasar el rato contigo cuando lo haga. Feliz año nuevo espero que tengas el mejor hasta ahora.

Pastel de plátano y caramelo

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Salsa y final

En un tazón grande, mezcle la mantequilla, la sal, el azúcar morena, el azúcar granulada, la melaza y la vainilla hasta que se combinen. Agregue el plátano triturado y vuelva a batir. Agregue los huevos y bata hasta que se incorporen, luego el suero de leche. Espolvoree bicarbonato de sodio y polvo de hornear sobre la masa y mezcle hasta que se combinen y luego (no omita esto), de 10 a 20 veces más, asegurándose de que se disperse muy bien en el tazón. Agrega la harina y mezcla solo hasta que desaparezca. Divida la masa entre 12 tazas.

Hornee de 14 a 16 minutos, hasta que un palillo insertado en los pasteles salga sin masa.

Mientras se hornean las tortas, prepara la salsa de caramelo: Combine la mantequilla, 1/2 taza de crema espesa y el azúcar en una cacerola más grande de lo que cree que necesitará a fuego medio-alto y cocine a fuego lento. Cocine a fuego lento, batiendo con frecuencia, durante 5 a 7 minutos & # 8212 la mezcla se espesa ligeramente. Agrega un par de pizcas de sal y vainilla.

& # 8230 Y crema batida: En un tazón limpio mediano-grande, bata la 1/2 taza de crema espesa restante con un batidor eléctrico o eléctrico hasta que forme picos suaves. No agregue azúcar a esto, le prometo que no lo necesita.

Servir: Retire un pastel tibio del molde para muffins y colóquelo con el domo hacia arriba o puede cortar el domo del pastel con un cuchillo de sierra y servir el pastel al revés, como se muestra. (Puede usar las tapas de los pasteles para apaciguar a la gente hambrienta en su cocina). Sirva generosamente el pastel con la salsa de toffee, termine con una gran cucharada de crema y unas hojuelas de sal marina. Repita con los pasteles restantes.

Adelante: Encuentro que la crema batida se mantiene durante muchas horas en el refrigerador sin ningún problema, pero si está preocupado, puede usar este truco para conservarla durante varios días. La salsa se mantiene durante una semana o dos y se puede recalentar en unos 20 segundos en el microondas, solo hasta que se licue, o volver a calentarla en una cacerola pequeña. El pastel se mantiene durante 3 a 4 días a temperatura ambiente en un recipiente hermético antes de que me parezca rancio. Si puede recalentarlo suavemente antes de servirlo, mucho mejor.


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano con caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que me sobra arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber poder pasar el rato contigo cuando lo haga. Feliz año nuevo espero que tengas el mejor hasta ahora.

Pastel de plátano y caramelo

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Salsa y final

En un tazón grande, mezcle la mantequilla, la sal, el azúcar morena, el azúcar granulada, la melaza y la vainilla hasta que se combinen. Agregue puré de plátano y vuelva a batir. Agregue los huevos y bata hasta que se incorporen, luego el suero de leche. Espolvoree bicarbonato de sodio y polvo de hornear sobre la masa y mezcle hasta que se combinen y luego (no omita esto), de 10 a 20 veces más, asegurándose de que se disperse muy bien en el tazón. Agrega la harina y mezcla solo hasta que desaparezca. Divida la masa entre 12 tazas.

Hornee de 14 a 16 minutos, hasta que un palillo insertado en los pasteles salga sin masa.

Mientras se hornean las tortas, prepara la salsa de caramelo: Combine la mantequilla, 1/2 taza de crema espesa y el azúcar en una cacerola más grande de lo que cree que necesitará a fuego medio-alto y cocine a fuego lento. Cocine a fuego lento, batiendo con frecuencia, durante 5 a 7 minutos & # 8212 la mezcla se espesa ligeramente. Agrega un par de pizcas de sal y vainilla.

& # 8230 Y crema batida: En un tazón limpio mediano-grande, bata la 1/2 taza de crema espesa restante con un batidor eléctrico o eléctrico hasta que forme picos suaves. No agregue azúcar a esto, le prometo que no lo necesita.

Servir: Retire un pastel tibio del molde para muffins y colóquelo con el domo hacia arriba o puede cortar el domo del pastel con un cuchillo de sierra y servir el pastel al revés, como se muestra. (Puede usar las tapas de los pasteles para apaciguar a la gente hambrienta en su cocina). Sirva generosamente el pastel con la salsa de toffee, termine con una gran cucharada de crema y algunas hojuelas de sal marina. Repita con los pasteles restantes.

Adelante: Encuentro que la crema batida se mantiene durante muchas horas en el refrigerador sin ningún problema, pero si está preocupado, puede usar este truco para conservarla durante varios días. La salsa se mantiene durante una semana o dos y se puede recalentar en unos 20 segundos en el microondas, solo hasta que se licue, o volver a calentarla en una cacerola pequeña. El pastel se mantiene durante 3 a 4 días a temperatura ambiente en un recipiente hermético antes de que me parezca rancio. Si puede recalentarlo suavemente antes de servirlo, mucho mejor.


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna otra razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano de caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que me sobra arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con la suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber poder pasar el rato contigo cuando lo haga. Feliz año nuevo espero que tengas el mejor hasta ahora.

Pastel de plátano y caramelo

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Salsa y final

En un tazón grande, mezcle la mantequilla, la sal, el azúcar morena, el azúcar granulada, la melaza y la vainilla hasta que se combinen. Agregue puré de plátano y vuelva a batir. Agregue los huevos y bata hasta que se incorporen, luego el suero de leche. Espolvoree bicarbonato de sodio y polvo de hornear sobre la masa y mezcle hasta que se combinen y luego (no omita esto), de 10 a 20 veces más, asegurándose de que se disperse muy bien en el tazón. Agrega la harina y mezcla solo hasta que desaparezca. Divida la masa entre 12 tazas.

Hornee de 14 a 16 minutos, hasta que un palillo insertado en los pasteles salga sin masa.

Mientras se hornean las tortas, prepara la salsa de caramelo: Combine la mantequilla, 1/2 taza de crema espesa y el azúcar en una cacerola más grande de lo que cree que necesitará a fuego medio-alto y cocine a fuego lento. Cocine a fuego lento, batiendo con frecuencia, durante 5 a 7 minutos & # 8212 la mezcla se espesa ligeramente. Agrega un par de pizcas de sal y vainilla.

& # 8230 Y crema batida: En un tazón limpio mediano-grande, bata la 1/2 taza de crema espesa restante con un batidor eléctrico o eléctrico hasta que forme picos suaves. No agregue azúcar a esto, le prometo que no lo necesita.

Servir: Retire un pastel tibio del molde para muffins y colóquelo con el domo hacia arriba o puede cortar el domo del pastel con un cuchillo de sierra y servir el pastel al revés, como se muestra. (Puede usar las tapas de los pasteles para apaciguar a la gente hambrienta en su cocina). Sirva generosamente el pastel con la salsa de toffee, termine con una gran cucharada de crema y algunas hojuelas de sal marina. Repita con los pasteles restantes.

Adelante: Encuentro que la crema batida se mantiene durante muchas horas en el refrigerador sin ningún problema, pero si está preocupado, puede usar este truco para conservarla durante varios días. La salsa se mantiene durante una semana o dos y se puede recalentar en unos 20 segundos en el microondas, solo hasta que se licue, o volver a calentarla en una cacerola pequeña. El pastel se mantiene durante 3 a 4 días a temperatura ambiente en un recipiente hermético antes de que me parezca rancio. Si puede recalentarlo suavemente antes de servirlo, mucho mejor.


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna otra razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano de caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan las recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que me sobra arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con la suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber poder pasar el rato contigo cuando lo haga. Feliz año nuevo espero que tengas el mejor hasta ahora.

Pastel de plátano y caramelo

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Salsa y final

En un tazón grande, mezcle la mantequilla, la sal, el azúcar morena, el azúcar granulada, la melaza y la vainilla hasta que se combinen. Agregue puré de plátano y vuelva a batir. Agregue los huevos y bata hasta que se incorporen, luego el suero de leche. Espolvoree bicarbonato de sodio y polvo de hornear sobre la masa y mezcle hasta que se combinen y luego (no omita esto), de 10 a 20 veces más, asegurándose de que se disperse muy bien en el tazón. Agrega la harina y mezcla solo hasta que desaparezca. Divida la masa entre 12 tazas.

Hornee de 14 a 16 minutos, hasta que un palillo insertado en los pasteles salga sin masa.

Mientras se hornean las tortas, prepara la salsa de caramelo: Combine la mantequilla, 1/2 taza de crema espesa y el azúcar en una cacerola más grande de lo que cree que necesitará a fuego medio-alto y cocine a fuego lento. Cocine a fuego lento, batiendo con frecuencia, durante 5 a 7 minutos & # 8212 la mezcla se espesa ligeramente. Agrega un par de pizcas de sal y vainilla.

& # 8230 Y crema batida: En un tazón limpio mediano-grande, bata la 1/2 taza de crema espesa restante con un batidor eléctrico o eléctrico hasta que forme picos suaves. No agregue azúcar a esto, le prometo que no lo necesita.

Servir: Retire un pastel tibio del molde para muffins y colóquelo con el domo hacia arriba o puede cortar el domo del pastel con un cuchillo de sierra y servir el pastel al revés, como se muestra. (Puede usar las tapas de los pasteles para apaciguar a la gente hambrienta en su cocina). Sirva generosamente el pastel con la salsa de toffee, termine con una gran cucharada de crema y unas hojuelas de sal marina. Repita con los pasteles restantes.

Adelante: Encuentro que la crema batida se mantiene durante muchas horas en el refrigerador sin ningún problema, pero si está preocupado, puede usar este truco para conservarla durante varios días. La salsa se mantiene durante una semana o dos y se puede recalentar en unos 20 segundos en el microondas, solo hasta que se licue, o volver a calentar en una cacerola pequeña. El pastel se mantiene durante 3 a 4 días a temperatura ambiente en un recipiente hermético antes de que me parezca rancio. Si puede recalentarlo suavemente antes de servirlo, mucho mejor.


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna otra razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano de caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan las recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos esto por este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que tengo sobras de arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con la suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber poder pasar el rato contigo cuando lo haga. Feliz año nuevo espero que tengas el mejor hasta ahora.

Pastel de plátano y caramelo

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Salsa y final

En un tazón grande, mezcle la mantequilla, la sal, el azúcar morena, el azúcar granulada, la melaza y la vainilla hasta que se combinen. Agregue el plátano triturado y vuelva a batir. Agregue los huevos y bata hasta que se incorporen, luego el suero de leche. Espolvoree bicarbonato de sodio y polvo de hornear sobre la masa y mezcle hasta que se combinen y luego (no omita esto), de 10 a 20 veces más, asegurándose de que se disperse muy bien en el tazón. Agrega la harina y mezcla solo hasta que desaparezca. Divida la masa entre 12 tazas.

Hornee de 14 a 16 minutos, hasta que un palillo insertado en los pasteles salga sin masa.

Mientras se hornean las tortas, prepara la salsa de caramelo: Combine la mantequilla, 1/2 taza de crema espesa y el azúcar en una cacerola más grande de lo que cree que necesitará a fuego medio-alto y cocine a fuego lento. Cocine a fuego lento, batiendo con frecuencia, durante 5 a 7 minutos & # 8212 la mezcla se espesa ligeramente. Agrega un par de pizcas de sal y vainilla.

& # 8230 Y crema batida: En un tazón limpio mediano-grande, bata la 1/2 taza de crema espesa restante con un batidor eléctrico o eléctrico hasta que forme picos suaves. No agregue azúcar a esto, le prometo que no lo necesita.

Servir: Retire un pastel tibio del molde para muffins y colóquelo con el domo hacia arriba o puede cortar el domo del pastel con un cuchillo de sierra y servir el pastel al revés, como se muestra. (Puede usar las tapas de los pasteles para apaciguar a la gente hambrienta en su cocina). Sirva generosamente el pastel con la salsa de toffee, termine con una gran cucharada de crema y unas hojuelas de sal marina. Repita con los pasteles restantes.

Adelante: Encuentro que la crema batida se mantiene durante muchas horas en el refrigerador sin ningún problema, pero si está preocupado, puede usar este truco para conservarla durante varios días. La salsa se mantiene durante una semana o dos y se puede recalentar en unos 20 segundos en el microondas, solo hasta que se licue, o volver a calentar en una cacerola pequeña. El pastel se mantiene durante 3 a 4 días a temperatura ambiente en un recipiente hermético antes de que me parezca rancio. Si puede recalentarlo suavemente antes de servirlo, mucho mejor.


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano con caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que me sobra arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con la suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber poder pasar el rato contigo cuando lo haga. Feliz año nuevo espero que tengas el mejor hasta ahora.

Pastel de plátano y caramelo

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Salsa y final

En un tazón grande, mezcle la mantequilla, la sal, el azúcar morena, el azúcar granulada, la melaza y la vainilla hasta que se combinen. Agregue el plátano triturado y vuelva a batir. Agregue los huevos y bata hasta que se incorporen, luego el suero de leche. Espolvoree bicarbonato de sodio y polvo de hornear sobre la masa y mezcle hasta que se combinen y luego (no omita esto), de 10 a 20 veces más, asegurándose de que se disperse muy bien en el tazón. Agrega la harina y mezcla solo hasta que desaparezca. Divida la masa entre 12 tazas.

Hornee de 14 a 16 minutos, hasta que un palillo insertado en los pasteles salga sin masa.

Mientras se hornean las tortas, prepara la salsa de caramelo: Combine la mantequilla, 1/2 taza de crema espesa y el azúcar en una cacerola más grande de lo que cree que necesitará a fuego medio-alto y cocine a fuego lento. Cocine a fuego lento, batiendo con frecuencia, durante 5 a 7 minutos & # 8212 la mezcla se espesa ligeramente. Agrega un par de pizcas de sal y vainilla.

& # 8230 Y crema batida: En un tazón limpio mediano-grande, bata la 1/2 taza de crema espesa restante con un batidor eléctrico o eléctrico hasta que forme picos suaves. No agregue azúcar a esto, le prometo que no lo necesita.

Servir: Retire un pastel tibio del molde para muffins y colóquelo con el domo hacia arriba o puede cortar el domo del pastel con un cuchillo de sierra y servir el pastel al revés, como se muestra. (Puede usar las tapas de los pasteles para apaciguar a la gente hambrienta en su cocina). Sirva generosamente el pastel con la salsa de toffee, termine con una gran cucharada de crema y unas hojuelas de sal marina. Repita con los pasteles restantes.

Adelante: Encuentro que la crema batida se mantiene durante muchas horas en el refrigerador sin ningún problema, pero si está preocupado, puede usar este truco para conservarla durante varios días. La salsa se mantiene durante una semana o dos y se puede recalentar en unos 20 segundos en el microondas, solo hasta que se licue, o volver a calentarla en una cacerola pequeña. El pastel se mantiene durante 3 a 4 días a temperatura ambiente en un recipiente hermético antes de que me parezca rancio. Si puede recalentarlo suavemente antes de servirlo, mucho mejor.


Pastel de plátano y caramelo

Por ninguna otra razón más que lo quería y sonaba bien y también tenía dos plátanos tristes y no quería hacer pan de plátano, a principios de este otoño me quedé realmente atrapado en hacer budines de plátano de caramelo pegajoso, excepto por el pudín, quiero decir. Británico para pastel o, a veces, un pastel al vapor y, a veces, solo el postre por completo (¿hice esto bien? Por favor, ayude a su confundido amigo estadounidense). El pudín de caramelo pegajoso generalmente se hace con dátiles y casi todas las personas a las que le he dicho eso a quienes lo han comido pero que no examinan recetas para divertirse y entretenerse (¡loco!) Han encontrado eso desconcertante, pero de hecho, hay dátiles secos que han sido remojados y mezclados hasta que estén suaves y agregados a un pastel ligero de azúcar morena y mantequilla que se sirve con un cucharón & # 8212 quiero decir, realmente empapado & # 8212 con una salsa tibia de caramelo / caramelo y una cucharada enorme de crema batida o coagulada sin azúcar y, a veces espolvoreado con unas hojuelas de sal marina y es increíblemente, inolvidablemente decadente.

Esto es eso, pero para los plátanos. Sin embargo, resueltamente, no es pan de plátano con indignación. No hay canela ni nuez moscada. Quería que esto supiera como un pastel de invierno acogedor, así que hay azúcar moreno oscuro, vainilla e incluso una cucharada de melaza o melaza para darle más gravedad, créame, funciona aquí. Es maravilloso con la salsa y la crema y, sin importar qué más hagas en Nochevieja, será lo único de lo que la gente seguirá hablando al día siguiente. (Quiero decir, a menos que su comportamiento sea particularmente legendario, en cuyo caso, el pastel cederá felizmente el centro de atención).

El año en Smitten Kitchen

Me encanta descubrir cuáles han sido tus recetas favoritas de cada año y esta no defraudó, verdaderamente el primer año que una receta sabrosa ha triunfado sobre un producto horneado. Entonces, escuchemos este cuenco de arroz crujiente que todavía anhelo cada vez que me sobra arroz y no te culpo en absoluto. Puede ver las 16 recetas desde esta página o individualmente a continuación.

Previamente: Lo mejor de 2018 (sabroso, dulce), lo mejor de 2017 (sabroso, dulce), lo mejor de 2016 (sabroso, dulce).

Quiero decir, porque no creo que lo haga con la suficiente frecuencia, qué placer y honor es tener este sitio web todavía en funcionamiento después de todos estos años (más de 13 de ellos, whoa) No estoy cansado de cocinando todavía, siento que apenas he arañado la superficie de todas las cosas que quiero aprender a hacer o al menos simplificar hasta el punto de que podría hacerlo en casa con regularidad, y me siento muy afortunado de haber get to hang out with you when I do. Happy new year I hope you have the best one yet.

Banana Toffee Cake

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Sauce and finish

In a large bowl, whisk together butter, salt, brown sugar, granulated sugar, molasses, and vanilla until combined. Add mashed banana and whisk again. Add eggs and whisk until incorporated, then buttermilk. Sprinkle baking soda and baking powder on batter and whisk until combined and then (don’t skip this), 10 to 20 more times, ensuring that it very well dispersed in the bowl. Add flour and mix only until it disappears. Divide batter between 12 cups.

Bake 14 to 16 minutes, until a toothpick inserted into the cakes comes out batter free.

While the cakes bake, make the toffee sauce: Combine butter, 1/2 cup of the heavy cream, and sugar in a larger saucepan than you think you’ll need over medium-high heat and bring to a simmer. Simmer, whisking frequently, for 5 to 7 minutes — the mixture thickens slightly. Add a couple pinches of salt and vanilla.

… And whipped cream: In a medium-large clean bowl, beat remaining 1/2 cup heavy cream with an electric or you-powered whisk until it forms soft peaks. Don’t add sugar to this I promise it does not need it.

Servir: Remove one warm cake from the muffin tin and either plate it dome side-up or you can cut the dome off the cake with a serrated knife and serve the cake upside-down, as shown. (You can use the cake tops to pacify hangry people in your kitchen.) Ladle the cake generously with the toffee sauce, finish with a big dollop of the cream and a few flakes of sea salt. Repeat with remaining cakes.

Adelante: I find whipped cream keeps for many hours in the fridge without a problem, but if you’re worried, you can use this trick to keep it for several days. The sauce keeps for a week or two it can be reheated in about 20 seconds in the microwave, just until it liquefies, or back on the stove in a small saucepan. The cake keeps for 3 to 4 days at room temperature in an airtight container before seeming stale to me. If you can gently rewarm it before serving, all the better.


Banana toffee cake

For absolutely no reasons other than I Wanted It and It Sounded Good and Also I Had Two Sad Bananas and Didn’t Want To Make Banana Bread, earlier this fall I got really caught up in making sticky toffee banana puddings, except by pudding I mean British for cake or sometimes a steamed cake and sometimes just the dessert course entirely (did I do this right? please help your confused American friend). Sticky toffee pudding is usually made with dates and almost every person I’ve ever told that to who has had it but doesn’t peruse recipes for fun and entertainment (crazy!) has found that baffling, but indeed, there are dried dates that have been soaked and blended until smooth and added to a lightweight brown sugar and butter cake that is ladled — I mean, truly soaked — with a warm toffee/butterscotch sauce and an enormous spoonful of unsweetened whipped or clotted cream and sometimes sprinkled with a few flakes of sea salt and it’s just unbelievably, unforgettably decadent.

This is that, but for bananas. Yet this is resolutely, indignantly not banana bread. There is no cinnamon nor nutmeg. I wanted this to taste like a cozy winter cake so there’s dark brown sugar, vanilla, and even a spoonful of molasses or treacle for extra gravitas, trust me, it works here. It’s blissful with the sauce and the cream and, no matter what else you make on New Years Eve, be the only thing people are still talking about the next day. (I mean, unless your behavior is particularly legendary, in which case, the cake will happily cede the spotlight.)

The Year In Smitten Kitchen

I love finding out what your favorite recipes of each year have been and this one did not disappoint, truly the first year that a savory recipe has triumphed over a baked good. So, let’s hear it for this crispy rice bowl that I still crave every time I have leftover rice — I don’t blame you at all. You can view all 16 recipes from this page or individually below.

Previously: Best of 2018 (Savory, Sweet), Best of 2017 (Savory, Sweet), Best of 2016 (Savory, Sweet).

I want to say, because I don’t think I do often enough, what a treat and an honor it is to have this website still going after all of these years (13-plus of them, whoa) I’m not tired of cooking yet, I feel like I’ve barely scratched the surface of all of the things I want to learn how to make or at least simplify to the point that I might actually do it at home on the regular, and I feel very lucky I get to hang out with you when I do. Happy new year I hope you have the best one yet.

Banana Toffee Cake

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Sauce and finish

In a large bowl, whisk together butter, salt, brown sugar, granulated sugar, molasses, and vanilla until combined. Add mashed banana and whisk again. Add eggs and whisk until incorporated, then buttermilk. Sprinkle baking soda and baking powder on batter and whisk until combined and then (don’t skip this), 10 to 20 more times, ensuring that it very well dispersed in the bowl. Add flour and mix only until it disappears. Divide batter between 12 cups.

Bake 14 to 16 minutes, until a toothpick inserted into the cakes comes out batter free.

While the cakes bake, make the toffee sauce: Combine butter, 1/2 cup of the heavy cream, and sugar in a larger saucepan than you think you’ll need over medium-high heat and bring to a simmer. Simmer, whisking frequently, for 5 to 7 minutes — the mixture thickens slightly. Add a couple pinches of salt and vanilla.

… And whipped cream: In a medium-large clean bowl, beat remaining 1/2 cup heavy cream with an electric or you-powered whisk until it forms soft peaks. Don’t add sugar to this I promise it does not need it.

Servir: Remove one warm cake from the muffin tin and either plate it dome side-up or you can cut the dome off the cake with a serrated knife and serve the cake upside-down, as shown. (You can use the cake tops to pacify hangry people in your kitchen.) Ladle the cake generously with the toffee sauce, finish with a big dollop of the cream and a few flakes of sea salt. Repeat with remaining cakes.

Adelante: I find whipped cream keeps for many hours in the fridge without a problem, but if you’re worried, you can use this trick to keep it for several days. The sauce keeps for a week or two it can be reheated in about 20 seconds in the microwave, just until it liquefies, or back on the stove in a small saucepan. The cake keeps for 3 to 4 days at room temperature in an airtight container before seeming stale to me. If you can gently rewarm it before serving, all the better.


Banana toffee cake

For absolutely no reasons other than I Wanted It and It Sounded Good and Also I Had Two Sad Bananas and Didn’t Want To Make Banana Bread, earlier this fall I got really caught up in making sticky toffee banana puddings, except by pudding I mean British for cake or sometimes a steamed cake and sometimes just the dessert course entirely (did I do this right? please help your confused American friend). Sticky toffee pudding is usually made with dates and almost every person I’ve ever told that to who has had it but doesn’t peruse recipes for fun and entertainment (crazy!) has found that baffling, but indeed, there are dried dates that have been soaked and blended until smooth and added to a lightweight brown sugar and butter cake that is ladled — I mean, truly soaked — with a warm toffee/butterscotch sauce and an enormous spoonful of unsweetened whipped or clotted cream and sometimes sprinkled with a few flakes of sea salt and it’s just unbelievably, unforgettably decadent.

This is that, but for bananas. Yet this is resolutely, indignantly not banana bread. There is no cinnamon nor nutmeg. I wanted this to taste like a cozy winter cake so there’s dark brown sugar, vanilla, and even a spoonful of molasses or treacle for extra gravitas, trust me, it works here. It’s blissful with the sauce and the cream and, no matter what else you make on New Years Eve, be the only thing people are still talking about the next day. (I mean, unless your behavior is particularly legendary, in which case, the cake will happily cede the spotlight.)

The Year In Smitten Kitchen

I love finding out what your favorite recipes of each year have been and this one did not disappoint, truly the first year that a savory recipe has triumphed over a baked good. So, let’s hear it for this crispy rice bowl that I still crave every time I have leftover rice — I don’t blame you at all. You can view all 16 recipes from this page or individually below.

Previously: Best of 2018 (Savory, Sweet), Best of 2017 (Savory, Sweet), Best of 2016 (Savory, Sweet).

I want to say, because I don’t think I do often enough, what a treat and an honor it is to have this website still going after all of these years (13-plus of them, whoa) I’m not tired of cooking yet, I feel like I’ve barely scratched the surface of all of the things I want to learn how to make or at least simplify to the point that I might actually do it at home on the regular, and I feel very lucky I get to hang out with you when I do. Happy new year I hope you have the best one yet.

Banana Toffee Cake

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Sauce and finish

In a large bowl, whisk together butter, salt, brown sugar, granulated sugar, molasses, and vanilla until combined. Add mashed banana and whisk again. Add eggs and whisk until incorporated, then buttermilk. Sprinkle baking soda and baking powder on batter and whisk until combined and then (don’t skip this), 10 to 20 more times, ensuring that it very well dispersed in the bowl. Add flour and mix only until it disappears. Divide batter between 12 cups.

Bake 14 to 16 minutes, until a toothpick inserted into the cakes comes out batter free.

While the cakes bake, make the toffee sauce: Combine butter, 1/2 cup of the heavy cream, and sugar in a larger saucepan than you think you’ll need over medium-high heat and bring to a simmer. Simmer, whisking frequently, for 5 to 7 minutes — the mixture thickens slightly. Add a couple pinches of salt and vanilla.

… And whipped cream: In a medium-large clean bowl, beat remaining 1/2 cup heavy cream with an electric or you-powered whisk until it forms soft peaks. Don’t add sugar to this I promise it does not need it.

Servir: Remove one warm cake from the muffin tin and either plate it dome side-up or you can cut the dome off the cake with a serrated knife and serve the cake upside-down, as shown. (You can use the cake tops to pacify hangry people in your kitchen.) Ladle the cake generously with the toffee sauce, finish with a big dollop of the cream and a few flakes of sea salt. Repeat with remaining cakes.

Adelante: I find whipped cream keeps for many hours in the fridge without a problem, but if you’re worried, you can use this trick to keep it for several days. The sauce keeps for a week or two it can be reheated in about 20 seconds in the microwave, just until it liquefies, or back on the stove in a small saucepan. The cake keeps for 3 to 4 days at room temperature in an airtight container before seeming stale to me. If you can gently rewarm it before serving, all the better.


Banana toffee cake

For absolutely no reasons other than I Wanted It and It Sounded Good and Also I Had Two Sad Bananas and Didn’t Want To Make Banana Bread, earlier this fall I got really caught up in making sticky toffee banana puddings, except by pudding I mean British for cake or sometimes a steamed cake and sometimes just the dessert course entirely (did I do this right? please help your confused American friend). Sticky toffee pudding is usually made with dates and almost every person I’ve ever told that to who has had it but doesn’t peruse recipes for fun and entertainment (crazy!) has found that baffling, but indeed, there are dried dates that have been soaked and blended until smooth and added to a lightweight brown sugar and butter cake that is ladled — I mean, truly soaked — with a warm toffee/butterscotch sauce and an enormous spoonful of unsweetened whipped or clotted cream and sometimes sprinkled with a few flakes of sea salt and it’s just unbelievably, unforgettably decadent.

This is that, but for bananas. Yet this is resolutely, indignantly not banana bread. There is no cinnamon nor nutmeg. I wanted this to taste like a cozy winter cake so there’s dark brown sugar, vanilla, and even a spoonful of molasses or treacle for extra gravitas, trust me, it works here. It’s blissful with the sauce and the cream and, no matter what else you make on New Years Eve, be the only thing people are still talking about the next day. (I mean, unless your behavior is particularly legendary, in which case, the cake will happily cede the spotlight.)

The Year In Smitten Kitchen

I love finding out what your favorite recipes of each year have been and this one did not disappoint, truly the first year that a savory recipe has triumphed over a baked good. So, let’s hear it for this crispy rice bowl that I still crave every time I have leftover rice — I don’t blame you at all. You can view all 16 recipes from this page or individually below.

Previously: Best of 2018 (Savory, Sweet), Best of 2017 (Savory, Sweet), Best of 2016 (Savory, Sweet).

I want to say, because I don’t think I do often enough, what a treat and an honor it is to have this website still going after all of these years (13-plus of them, whoa) I’m not tired of cooking yet, I feel like I’ve barely scratched the surface of all of the things I want to learn how to make or at least simplify to the point that I might actually do it at home on the regular, and I feel very lucky I get to hang out with you when I do. Happy new year I hope you have the best one yet.

Banana Toffee Cake

  • Porciones: 12
  • Tiempo: 1 hora
  • Fuente: Cocina enamorada
Sauce and finish

In a large bowl, whisk together butter, salt, brown sugar, granulated sugar, molasses, and vanilla until combined. Add mashed banana and whisk again. Add eggs and whisk until incorporated, then buttermilk. Sprinkle baking soda and baking powder on batter and whisk until combined and then (don’t skip this), 10 to 20 more times, ensuring that it very well dispersed in the bowl. Add flour and mix only until it disappears. Divide batter between 12 cups.

Bake 14 to 16 minutes, until a toothpick inserted into the cakes comes out batter free.

While the cakes bake, make the toffee sauce: Combine butter, 1/2 cup of the heavy cream, and sugar in a larger saucepan than you think you’ll need over medium-high heat and bring to a simmer. Simmer, whisking frequently, for 5 to 7 minutes — the mixture thickens slightly. Add a couple pinches of salt and vanilla.

… And whipped cream: In a medium-large clean bowl, beat remaining 1/2 cup heavy cream with an electric or you-powered whisk until it forms soft peaks. Don’t add sugar to this I promise it does not need it.

Servir: Remove one warm cake from the muffin tin and either plate it dome side-up or you can cut the dome off the cake with a serrated knife and serve the cake upside-down, as shown. (You can use the cake tops to pacify hangry people in your kitchen.) Ladle the cake generously with the toffee sauce, finish with a big dollop of the cream and a few flakes of sea salt. Repeat with remaining cakes.

Adelante: I find whipped cream keeps for many hours in the fridge without a problem, but if you’re worried, you can use this trick to keep it for several days. The sauce keeps for a week or two it can be reheated in about 20 seconds in the microwave, just until it liquefies, or back on the stove in a small saucepan. The cake keeps for 3 to 4 days at room temperature in an airtight container before seeming stale to me. If you can gently rewarm it before serving, all the better.