Nuevas recetas

City Tavern abre una segunda ubicación en el centro de Los Ángeles

City Tavern abre una segunda ubicación en el centro de Los Ángeles


We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

El nuevo lugar ofrece cervezas artesanales en Fig at 7th

Los acompañamientos incluyen las 'mejores judías verdes de todos los tiempos' en City Tavern LA

La segunda ubicación de City Tavern abrió en febrero en Fig at 7th en el centro de Los Ángeles. El restaurante ofrece un menú y un programa de bar más amplios y un espacio para comer en el interior y al aire libre más grande que el original de Culver City.

El nuevo espacio cuenta con madera cálida y ladrillo envejecido, grandes cabinas y mesas estilo pub, así como un acogedor salón de cócteles con sofás y mesas al aire libre.

El chef Randy Montaya, formalmente de Eva y Sadie, encabeza la cocina. El menú presenta una nueva sección fría que incluye ostras, crudo y ventresca de salmón ahumado de la casa. Algunos platos favoritos de Culver City permanecen en el menú, como la hamburguesa de la firma CT, así como los nuggets de pollo frito, y algunas adiciones nuevas que incluyen camarones y sémola y salmón salvaje con ñoquis de hierbas, salvia y salsa de mantequilla marrón. Otros aspectos destacados del menú incluyen huevos rellenos, deslizadores de panceta de cerdo, panceta de salmón ahumado en casa, carne de cerdo desmenuzada, carne de cerdo asada y papas fritas de filete planas.

El higo a las 7th La ubicación está trayendo un nuevo elemento de vida nocturna al centro de la ciudad, con eventos regulares que incluyen noches de cerveza y cenas de cerveza organizadas por el Gerente General Matt Meiers. El lugar ofrece un conjunto giratorio de cervezas artesanales de California y 28 grifos que exhiben cervecerías locales.


Enciclopedia de la Gran Filadelfia

Las posadas y tabernas de la Filadelfia colonial dieron paso a restaurantes especializados en el siglo XIX. Ubicado en 180 Chestnut Street, Parkinson's Ice Cream and Cafe se volvió legendario en 1851 cuando superó al famoso Delmonico's de la ciudad de Nueva York en un desafío gastronómico que se conoció como "la cena de los mil dólares". Dos grupos rivales de entusiastas de la buena mesa, uno de cada ciudad, se reunieron en Delmonico's para un espléndido banquete con las mejores ofertas del restaurante. En abril de ese año, volvieron a reunirse en Parkinson, donde el propietario y chef James W. Parkinson preparó una comida de diecisiete platos que los comensales tardaron doce horas en completar. Varias veces durante la comida, el grupo de Nueva York reconoció que las ofertas del restaurante de Filadelfia eran superiores. Otras afirmaciones de Parkinson a la fama incluyen su popular helado y la selección de frutas tropicales frescas y chocolates importados.

Restaurante alemán de Lauber en la Exposición del Centenario

La Exposición del Centenario de 1876 presentó a sus diez millones de visitantes una plétora de nuevos alimentos exóticos. Un restaurante en particular, el restaurante alemán Phillip J. Lauber, dejó una marca indeleble en la cocina estadounidense cuando sirvió “bistecs de Hamburgo” o hamburguesas a multitudes ansiosas. El restaurante de dos pisos, ubicado cerca de Horticultural Hall en los terrenos del Centennial, pudo atender a 1,200 clientes simultáneamente e incluía un área de asientos al aire libre con carpas. Lauber's fue el restaurante más popular de la Exposición del Centenario, pero fue destruido por un incendio antes de que concluyera la exposición.

Comedor en Green's Hotel

Filadelfia experimentó un auge en la construcción de hoteles en el siglo XIX, y con cada uno de estos nuevos hoteles llegaron nuevos restaurantes de lujo. Green's Hotel en Chestnut Street ocupó una antigua residencia masiva de la influyente familia Shippen de Filadelfia, e incluso conservó y restauró la habitación en la que Peggy Shippen se casó con Benedict Arnold. Sin embargo, el principal reclamo de fama del Green's Hotel fue su comedor y bar. Durante la Edad Dorada, el comedor de Green era un lugar de reunión popular para las damas y caballeros de clase alta de Filadelfia. El hotel y su restaurante lucharon por permanecer abiertos durante el siglo XX y finalmente fueron víctimas de la Prohibición y la Gran Depresión. Fue demolido en 1934.

El hotel Bellevue-Stratford

El Bellevue-Stratford Hotel en Broad y Walnut Streets presentaba varios de los comedores más glamorosos de la ciudad. El otrora pequeño hotel ganó reputación por su excelente gastronomía poco después de su apertura en 1888. En 1904, el edificio original fue reemplazado por una estructura mucho más grande, que a su vez fue ampliada varias veces a principios del siglo XX para convertirse en "La Gran Dama de Broad Street ”, como se llamaba a menudo. Las ofertas de restaurante del hotel incluían el lujoso South Garden Room en la azotea y el Hunt Room, que atendía a una multitud de negocios. Las fortunas cambiaron gradualmente para el hotel desde la Gran Depresión hasta la segunda mitad del siglo XX y finalmente obligaron al hotel a cerrar. Después de una renovación de $ 100 millones, el hotel reabrió. En 2010, el hotel se hizo conocido como Hyatt at the Bellevue. Las excelentes experiencias gastronómicas continuaron con el restaurante del piso diecinueve llamado XIX, que sirve cocina estadounidense contemporánea del antiguo South Garden Room.

Restaurante italiano Ralph's

A fines del siglo XIX, una ola de inmigrantes italianos se instaló en el sur de Filadelfia. Con ellos llegaron las recetas tradicionales de su país de origen. En 1900, el inmigrante italiano Francesco Dispigno abrió un pequeño café para los residentes de clase trabajadora de su vecindario en la calle Montrose y lo nombró en honor a su hijo Ralph. En una década, Ralph's había superado su ubicación y se mudó a un espacio más grande en Ninth Street cerca de Catharine en el vecindario de Bella Vista. Ralph's ha pasado por cinco generaciones de la familia Dispigno, y en 2012 se convirtió en el restaurante italiano más antiguo de los Estados Unidos cuando cerró el Fior D'Italia de San Francisco. El restaurante sigue especializándose en recetas familiares que se hicieron populares en sus inicios.

Encuadernador

Durante la década de 1890, algunos de los omnipresentes vendedores de ostras de Filadelfia, que anteriormente vendían sus capturas en carros en la calle, se mudaron a alojamientos más permanentes. El restaurante Bookbinder's Seafood fue uno de esos establecimientos, que abrió en las calles Fifth y South en 1893. Se trasladó a un espacio más grande en las calles Second y Walnut (que se muestran aquí) en 1898. Durante la Segunda Guerra Mundial y la Guerra de Corea, el restaurante ofrecía almuerzos gratuitos para nuevos reclutas militares, lo que le ayudó a establecer una reputación internacional entre los militares. Durante la segunda mitad del siglo XX, Bookbinder's se hizo famoso no solo por sus platos de mariscos y sopa de pargo, sino también por su clientela habitual de celebridades, que incluía a Elizabeth Taylor, Frank Sinatra, Patti Labelle y David Bowie, entre otros. Bookbinder's, que pasó a llamarse Old Original Bookbinder's para distinguirlo de otro restaurante abierto durante un tiempo por la familia, también albergaba lo que llamó el tanque de langosta interior más grande del mundo en su vestíbulo.

A pesar de su pasado glamoroso, Bookbinder's flaqueó en el siglo XXI y cerró en 2009. En enero de 2015, se inauguró un nuevo restaurante, The Olde Bar, en el antiguo edificio de Bookbinder. El nuevo restaurante rindió homenaje a la decoración y el menú de Bookbinder. El nombre de The Bookbinder sigue vivo a través de una línea de sopas enlatadas y condimentos basados ​​en el menú del restaurante.

Horn y Hardart Automat

A medida que las necesidades gastronómicas de los residentes de Filadelfia cambiaron, también lo hizo la industria de los restaurantes. Inaugurado en 1902, Horn y Hardart utilizaron un formato innovador de “autómatas” y se dirigieron a la clase trabajadora de Filadelfia. Los clientes se servían ellos mismos desde los compartimentos refrigerados de vidrio que recubren las paredes del restaurante. La selección de entrantes, acompañamientos y postres fue amplia y asequible. Horn and Hardart, fundado por el ciudadano de Filadelfia Joseph Horn y Frank Hardart, nacido en Alemania, se expandió a casi cincuenta ubicaciones en la ciudad en su apogeo en la Gran Depresión, así como a algunas ubicaciones en la ciudad de Nueva York. La popularidad de los autómatas disminuyó en la segunda mitad del siglo XX con el auge de las cadenas de restaurantes de comida rápida. Después de medio siglo de ventas en declive, cerró el último restaurante Horn and Hardart en Bala Cynwyd.

Georges Perrier en Le Bec-Fin

El chef Georges Perrier abrió Le Bec-Fin en Spruce Street en 1970. A finales de la década, se había convertido en el principal restaurante de Filadelfia y en un elemento clave en el renacimiento de los restaurantes de la ciudad. El restaurante Perrier's se especializó en cocina francesa fina y fue galardonado con los más altos galardones de la industria de la restauración. En 1983, Le Bec-Fin se mudó a una nueva ubicación más grande en Walnut Street decorada con candelabros de cristal ornamentados. Aunque se encuentra entre los mejores restaurantes de Estados Unidos, la reputación de Le Bec-Fin comenzó a decaer en el siglo XXI. Se hicieron extensas renovaciones y cambios en el menú en un esfuerzo por adaptarse a los gustos cambiantes del público gastronómico, pero finalmente no tuvieron éxito. En 2012, Pierre se jubiló. Le Bec-Fin cerró durante varios meses y volvió a abrir bajo una nueva dirección en junio del mismo año, pero no duró. Le Bec-Fin sirvió su último servicio de cena en junio de 2013. Un nuevo restaurante, Avance, abrió en el espacio en diciembre de 2013, pero cerró menos de un año después.

Pizza Bufad

Bufad, una pizzería que abrió sus puertas en 2013 en el vecindario de Callowhill, se convirtió en uno de los muchos restaurantes BYOB informales de Filadelfia. El alto costo de las licencias de licor en el estado de Pensilvania llevó a una gran cantidad de restaurantes BYOB en Filadelfia y sus alrededores. Para 2015, la ciudad contaba con más restaurantes BYOB per cápita que cualquier otra ciudad de EE. UU. (Fotografía de M. Kennedy)

Temas relacionados

Antecedentes

Conectando los titulares con la historia

Enlaces

Navegación A-Z

  • Activismo
  • afroamericano
  • Agricultura y horticultura
  • Animales
  • Arquitectura
  • Arte
  • Límites
  • Negocios, industria y trabajo
  • Niños y jóvenes
  • Ciudades y pueblos
  • Conmemoraciones y Fiestas
  • Condados
  • Crimen y castigo
  • Desarrollo economico
  • Educación
  • Energía
  • Medio ambiente
  • Eventos
  • Comida y bebida
  • Geografía
  • Gobierno y políticas
  • Salud y Medicina
  • Lugares y símbolos históricos
  • Alojamiento
  • Inmigración y migración
  • Ley
  • LGBT
  • Literatura
  • Marítimo
  • Medios de comunicación
  • Militar y Guerra
  • Películas
  • Museos y Bibliotecas
  • Música
  • Temas del Día Nacional de la Historia
  • Nativos americanos
  • Las artes escénicas
  • Planificación (Urbana y Regional)
  • Cultura popular
  • Religión y comunidades de fe
  • Ciencia y Tecnología
  • Deportes y Recreación
  • Calles y carreteras
  • Afueras
  • Turismo
  • Vientos alisios
  • Transporte
  • Riqueza y pobreza
  • Mujeres

Restaurantes

Desde las tabernas de la era colonial hasta los establecimientos de chefs famosos de principios del siglo XXI, los restaurantes del Gran Filadelfia iluminaron las tendencias socioeconómicas, culturales y culinarias de la región, al mismo tiempo que proporcionaron sustento a millones, emplearon a miles y, en algunos casos, emergieron como históricos y nostálgicos. tesoros.

James W. Parkinson & # 8217s Café se convirtió en una leyenda de Filadelfia cuando superó a la ciudad de Nueva York & # 8217s famoso Delmonico & # 8217s en un desafío de cocina conocido como & # 8220la cena de mil dólares & # 8221 (Sociedad Histórica de Pensilvania)

Las tabernas y las casas públicas ("pubs") representaron los primeros establecimientos de servicio de alimentos de la zona, muchos de ellos operaban en residencias privadas, atendían a diversas clientelas y proporcionaban abundante alcohol. Las tabernas más antiguas de la zona incluyen Broad Axe Tavern (est. 1681) en Ambler, Pensilvania, Barnsboro Tavern (est. 1720) en Sewell, Nueva Jersey y Jessop's Tavern (est. 1724) en New Castle, Delaware. William Penn (1644-1718) señaló en la década de 1680 que Filadelfia contenía un puñado de tabernas con "una buena comida por seis peniques", pero no fue hasta la década de 1750 que las tabernas comenzaron a servir table d'hôte ("comida ordinaria" ) con productos, carnes y cereales obtenidos localmente. Financiado por suscripciones, Pennsylvania Journal El editor William Bradford (1719-91) en 1754 abrió el Old London Coffeehouse (Front y High Streets), que tenía pisos separados para beber alcohol y café y una mínima oferta de comida.

A medida que Filadelfia se convirtió en el principal centro urbano de la América colonial, aparecieron restaurantes más elegantes. La exclusiva City Tavern (calles Second y Walnut) abrió sus puertas en 1773 y se ganó la reputación de ofrecer banquetes opulentos. John Adams (1735-1826) recordó cenar allí durante el Primer Congreso Continental y elogió las "mil delicias" y los excelentes vinos de la taberna. Con la esperanza de atraer a los clientes que no pertenecen a la élite, en 1780 Vincent Pelosi abrió Pennsylvania Coffeehouse (Front y High Streets) y más tarde una segunda ubicación en Camden, Nueva Jersey. En 1791, James Oeller abrió su hotel homónimo, el primero de Filadelfia, en las calles Sixth y Chestnut. La sala de reuniones de Oeller, decorada con papel tapiz francés e ilustraciones antiguas, desafió al City Tavern como el mejor espacio para banquetes de Filadelfia. Además de estos establecimientos, los habitantes de Filadelfia satisfacían su hambre preparando comidas en casa o patrocinando a vendedores ambulantes que vendían productos que iban desde frutas y verduras hasta sopa de pimienta y ostras. Los proveedores de ostras, centrados en Dock Street de Filadelfia, abastecían tanto a los vendedores como a los restaurantes. Demostraron tanta popularidad que los proyectiles desechados se utilizaron para lastre de los barcos y la pavimentación de calles. El sábalo, abundante en el río Delaware y más tarde celebrado por el artista local Thomas Eakins (1844-1916), fue especialmente popular.

Ingredientes internacionales

A principios del siglo XIX, Filadelfia se volvió más cosmopolita a medida que sus comerciantes comerciaban con el Caribe, China y Europa, dejando el área inundada de productos alimenticios extranjeros. Los hoteles de Filadelfia, incluidos los de Estados Unidos (Chestnut Street), The Merchants (38 N. Fourth Street), Mansion House (Third y Spruce Streets) y La Pierre (Broad y Chestnut Street) ofrecían cocina francesa y café al estilo parisino. . El Hotel Continental (Ninth y Chestnut), el más opulento de la ciudad, contenía un comedor principal y un "café de caballeros". En la cocina del Washington Hotel (20 S. Sixth Street), la copropietaria Elizabeth Rubicam preparó lo que se consideró los mejores platos de tortuga de marisma de la región.

Pasteleros y chefs también abrieron restaurantes. James W. Parkinson, hijo de un tabernero, no solo operaba un famoso restaurante en 180 Chestnut Street y producía el helado más popular de Filadelfia (el Parkinson), sino que también en 1851 superó al restaurante Delmonico's de Nueva York en una cena de cocina de diecisiete platos. (más tarde llamada la "cena de los mil dólares") que le valió una ovación de pie. M. Latouche, un chef francés que alguna vez fue contratado por el ministro ruso en Washington, emergió como un popular restaurador. Su establecimiento de Market Street, con una bodega de ostras, ofrecía codornices, ternera, chuletas de cordero y pasteles de ostras. Filadelfios prominentes, como el presidente del banco Nicholas Biddle (1786-1844), retuvieron a Latouche para banquetes privados.

El restaurante alemán Lauber & # 8217s fue el restaurante más popular de la Exposición del Centenario. Fue capaz de atender a 1.200 invitados simultáneamente e introdujo a las multitudes al & # 8220Hamburg steak, & # 8221 o hamburguesa. (Compañía de Bibliotecas de Filadelfia)

Después de la Guerra Civil, los aumentos en el transporte, la inmigración y la industrialización alteraron las prácticas gastronómicas y la oferta de restaurantes. Cuando millones de visitantes asistieron a la Exposición del Centenario de 1876, encontraron no solo los últimos desarrollos industriales y tecnológicos, sino también la cocina de todo el mundo. Además de las delicias brasileñas, japonesas, españolas y hawaianas, el Centennial contó con el restaurante alemán de Filadelfia Phillip J. Lauber (1830-81), capaz de albergar a 1.200 clientes a la vez, que se convirtió en el más exitoso de la feria en gran parte debido al "bistec de Hamburgo ”(Hamburguesa) en su menú. Aunque los habitantes de Filadelfia no adoptaron la tendencia decadente del "palacio de la langosta" de la década de 1880 promovida por Café Martin en la ciudad de Nueva York, los mejores establecimientos de la ciudad servían platos como Lobster Thermidor y Lobster Newburgh.

Reflejando las disparidades económicas de la región cuando llegaron miles de inmigrantes durante la Edad Dorada, Filadelfia y las ciudades más grandes del área (Wilmington, Camden y Trenton) desarrollaron vecindarios étnicos y de clase trabajadora con pequeños restaurantes que sirven comida italiana, polaca, alemana e irlandesa. En algunos casos, las personas operaban restaurantes desde sus casas, atendiendo a amigos y vecinos. En 1900, Filadelfia contenía un próspero barrio chino con "chop suey porros" a lo largo de Race Street, al este de Broad. En toda la ciudad, muchos antiguos puestos de ostras se convirtieron en restaurantes llenos, incluidos Snockey's (Second Street y Washington Avenue), Boothby's (Thirteenth y Chestnut Streets) y Bookbinders (que se trasladaron a Second y Walnut Streets en 1898). Bookbinders se convirtió en uno de los restaurantes más famosos de Filadelfia hasta su cierre en 2009.

Comedores de grandes almacenes

A principios del siglo XX, los grandes almacenes y los "grandes hoteles" permitían a los comensales mayores grados de lujo en sus opciones de restaurantes. Entre los grandes almacenes Market Street de Filadelfia, Gimbels en 1902 contenía un restaurante de servicio completo, así como una tienda de delicatessen y una fuente de refrescos / barra para el almuerzo. En 1912, Strawbridge's contaba con uno de los mejores restaurantes de la ciudad, pero el Wanamakers Grand Crystal Tea Room era en promedio el más grande de Filadelfia, el restaurante atendía a 3.000 clientes por día y ofrecía artículos como caviar y mollejas. La mayoría de los comensales de los grandes almacenes eran mujeres de clase media a alta, mientras que los hombres de clase baja a media frecuentaban los mostradores de almuerzo dentro de Broad Street Station y Reading Terminal. Los hombres de clase alta cenaron en el restaurante Green's (calles Eighth y Chestnut), el New Bingham Café (calles Once y Market) y Boothby's (calles Thirteenth y Chestnut).

El hotel Green & # 8217s en Chestnut Street ofreció un lujoso comedor para los habitantes de Filadelfia de clase alta, pero fue víctima de la Gran Depresión. (Compañía de Bibliotecas de Filadelfia)

Perpetuando la opulencia de la Edad Dorada, los "grandes hoteles" de la región ofrecían los mejores restaurantes de la época. Establecimientos como Stenton, Lafayette, Walton, Warwick y Bellevue-Stratford ofrecieron a los huéspedes no solo comidas estilo banquete, sino también espacios ricamente decorados en los que cenar en Walton's Palm Room y Pierrot Roof Garden ofrecieron comidas lujosas mientras que el Bellevue-Stratford ofreció el South Garden Room (el lugar para ser visto entre la élite de la ciudad), el Hunt Room (donde almorzaban los poderosos) y un Ladies 'Dining Room separado. Al norte, a lo largo de Broad Street, el Café Lorraine del Lorraine Hotel podía acomodar a trescientas personas para cenar. Los grandes hoteles también se abrieron en 1913 en Wilmington (el Hotel DuPont) y en 1925 en Camden (el Walt Whitman). El Green Room del Hotel DuPont se erigió como el establecimiento gastronómico más refinado de Delaware.

Los operadores de restaurantes independientes también prosperaron. En 1915, Fritz Pflug abrió el restaurante Arcadia en el edificio Widener de Penn Square en la década de 1930, el nuevo Arcadia International Restaurant and Club acogió los mejores actos musicales de la época. En 1922, con la esperanza de capturar el tráfico de automovilistas entre Filadelfia y Nueva York, Pflug abrió Evergreen Farms en Roosevelt Boulevard, un "café suburbano" anunciado como "el restaurante más hermoso del país". Para aquellos que carecían de los medios o el tiempo para frecuentar los restaurantes de los grandes almacenes u hoteles, la región ofrecía lecherías, rathskellers, heladerías, carritos de comida, cafeterías, autómatas y “almuerzos rápidos” (luncheonettes). El primer autómata, inaugurado en 1902 en 818 Chestnut Street por Joseph Horn (1861-1941) y Frank Hardart (1850-1918), estableció el estándar para comidas rápidas en restaurantes para personas en movimiento. En medio de la Gran Depresión, Pat Olivieri (1907-74) creó el cheesesteak en su puesto de perritos calientes en el sur de Filadelfia en 1932, lo que finalmente convirtió a ese sándwich en sinónimo de la ciudad. Los pequeños restaurantes italianos de propiedad familiar siguieron siendo numerosos en el sur de Filadelfia y a lo largo de Union Street de Wilmington, Dante and Luigi's (fundado en 1899), Ralph's (fundado en 1900) y Mrs. Robino's de Wilmington (fundado en 1940) sobrevivieron hasta las primeras décadas. del siglo XXI.

El ascenso de los comensales

Automatismos como Horn y Hardart se hicieron populares durante la Gran Depresión. Las cafeterías de autoservicio ofrecían una amplia gama de opciones de comida asequibles y atendían a una multitud de clase trabajadora. (Compañía de Bibliotecas de Filadelfia)

Después de la Segunda Guerra Mundial, cada vez más impulsados ​​por automóviles y autopistas, los residentes de la región de Filadelfia frecuentaron los comensales y los autoservicios. Aunque el restaurante apareció por primera vez en la década de 1870 en Rhode Island, la Gran Filadelfia finalmente contó con docenas de las queridas instituciones. Muchos de los comensales de Filadelfia, incluidos Melrose, South Street, Oregon, Broad Street y West Oak Lane, se convirtieron en puntos de referencia del vecindario. Sin embargo, Nueva Jersey, con rutas de transporte clave entre Nueva York y Filadelfia, así como cientos de comunidades suburbanas, tenía más comensales, per cápita, que cualquier otro estado de EE. UU. Entre los famosos comensales del sur de Jersey se encontraban Deepwater (Carney's Point), Olga's (Marlton), The Club (Bellmawr) y Angelo's (Glassboro). Las cadenas de restaurantes también se expandieron en los años de la posguerra. Empresas como Stouffer's, Savarin, Ponderosa, Horn and Hardart, Gino's Hamburgers y McDonald & # 8217s abrieron ubicaciones urbanas y suburbanas en las décadas de 1950 y 1960. Los clubes de restaurantes privados, incluidos Vesper, Bellevue Court, Union League, Embassy, ​​Saxony East y Quo Vadis, continuaron prosperando en el centro de Filadelfia. "Chop Houses" sirvió como el precursor de los asadores modernos en las décadas de 1960 y 1970, Frankie Bradley's, Arthur's, Leibowitz's y Mitchell's de Filadelfia, así como Constantino's House of Beef de Wilmington, atrajeron a aquellos a los que les gustaba la carne de res.

Le Bec-Fin, propiedad del chef Georges Perrier, se convirtió en un factor central en el renacimiento de los restaurantes de Filadelfia en la década de 1970. En su apogeo fue considerado el mejor restaurante de los Estados Unidos. (Biblioteca del Congreso)

Filadelfia, a principios de la década de 1970, experimentó su primer "renacimiento de restaurantes". Antes de esa década, muchos trabajadores y residentes del centro sentían que la ciudad carecía de un ambiente para cenar de buena reputación, algunos se unieron a uno de los muchos clubes de cenas de Filadelfia para garantizar una comida decente. Mientras que muchos restaurantes nuevos en la década de 1970, como Alexander's, Astral Plane, Broadway Eddie's, Friday Saturday Sunday, Gilded Cage, Lickety Split, Knave of Hearts y White Dog Café eran chefs jóvenes y emprendedores casuales y experimentales como Steve Poses ( n. 1947), Peter Frederick Von Starck (1942-84) y Georges Perrier (n. 1944) presentaron la nouvelle cuisine francesa a los baby boomers locales deseosos de expandir sus paladares. Varios restaurantes franceses aparecieron en la década de 1970, incluidos Le Pavillon, Lautrec, Les Amis, La Panetiere, Déjà vu, Frog y el Versailles de Bellevue-Stratford. Sin embargo, ningún otro restaurante francés en el área metropolitana de Filadelfia recibió más elogios que Le Bec-Fin de Perrier, que abrió en 1970 en Spruce Street y luego se trasladó a barrios más grandes en Walnut Street. Durante varios años, Le Bec-Fin recibió el codiciado premio Michelin de tres estrellas y fue considerado uno de los mejores restaurantes de los Estados Unidos. Además de la cocina francesa, la cocina del norte de Italia también definió el renacimiento después de Gaetano (Séptimo y Nogal) fueron el Salón Monte Carlo (Segundo y Sur) y el Salón (Séptimo y Fitzwater).

Mercados de festivales

Cuando Filadelfia compitió con los centros comerciales suburbanos y sus patios de comidas en la década de 1970, el "mercado de festivales" llegó con el New Market diseñado por Louis Sauer (n. 1928), un complejo de compras y restaurantes adyacente a Society Hill's Headhouse Square. Los restaurantes de New Market iban desde Dickens Inn (tarifa de pub inglés) y Café Lisboa (español-portugués) hasta Focolare (italiano) y Rusty Scupper (mariscos). En 1973, el restaurador Neil Stein (n. 1941) abrió el mercado de pescado en las calles 18 y Sansom en Filadelfia. A fines de la década de 1990, el imperio de restaurantes de Stein incluía Marabella's, Avenue B, Striped Bass y el café en la acera más popular de la ciudad, Rouge.

Después de que el Gran Filadelfia experimentó la fuga de capitales, la desindustrialización y la suburbanización durante la década de 1980, los restaurantes desde la década de 1990 hasta las primeras décadas del siglo XXI jugaron un papel importante en la economía de la región y marcaron un segundo renacimiento. Nuevas oleadas de inmigración de Asia y América Latina rehicieron la escena de los restaurantes de la zona al abrir casas de pho y dumpling, barbacoas coreanas, bares de sushi y taquerías en vecindarios desde East Passyunk Crossing hasta Cheltenham. Para 1998, los puestos de servicio de alimentos representaban casi el 12 por ciento de todo el empleo en Filadelfia en 2015, Pensilvania tenía la sexta fuerza laboral de restaurantes más grande del país. Las ciudades del sur de Jersey, como Collingswood y Haddonfield, también dependieron del crecimiento de los restaurantes por su vitalidad económica.

Mientras que pilares como Bookbinders y Le Bec-Fin duraron hasta la década de 2000, una nueva generación de talentosos chefs los desafió abriendo restaurantes populares y atendiendo a los gustos de los millennials. Entre ellos estaban José Garcés (n. 1971) (Amada, Tinto, Distrito, Rosa Blanca), Marc Vetri (n. 1968) (Osteria, Amis, Vetri), Michael Solomonov (n. 1978) (Zahav, Federal Donuts, Percy Street BBQ) y Chris Scarduzio (n. 1965) (Brasserie Perrier, Table 31, Mia). A mediados de la década, los finalistas de la Fundación James Beard y los concursantes de Top Chef, incluidos Marcie Turney (Lolita, Barbuzzo), Jennifer Carroll (n. 1982) (10 Arts), Garces y Masaharu Morimoto (n. 1955) (Morimoto), además cimentó el perfil nacional de restaurantes de Filadelfia con sus aclamados restaurantes.

Popularidad de los BYOB

Bufad, una pizzería, abrió sus puertas en 2013 en el barrio de Callowhill. Es uno de los muchos restaurantes BYOB informales de la ciudad. (Fotografía de M. Kennedy para Visit Philadelphia)

Con licencias de licor prohibitivamente caras en Pensilvania y Nueva Jersey desde la derogación de la Ley Seca, los BYOB prosperaron en ambos estados, aunque Filadelfia tenía más per cápita que cualquier otra ciudad de EE. UU., Muchas ciudades de Nueva Jersey, incluidas Collingswood, Cherry Hill y Haddonfield, tenían escenas de BYOB prósperas. Después de 1995, con el debut de su renovado restaurante Continental en Old City, ningún otro restaurador en el área metropolitana de Filadelfia fue más reconocido que Stephen Starr (n. 1956). Utilizando temas específicos (bistró francés, pub británico) y haciéndose eco de los restaurantes existentes (Odeon de Nueva York, Roscoe de Hollywood), Starr creó restaurantes populares en Filadelfia (Buddakan, Pod, Talula's Garden) y South Jersey (puestos avanzados de Continental y Buddakan en Atlantic City). que animó la escena gastronómica de la región. En 2012, su bistró Parc de Rittenhouse Square era el de mayor recaudación entre sus más de veinte restaurantes en cuatro estados.

A través de siglos de crecimiento urbano, inmigración, intercambio económico y cultural y tendencias culinarias cambiantes, los restaurantes de la Gran Filadelfia no solo proporcionaron alimento, empleo y entretenimiento, sino que también permitieron a los residentes y visitantes experimentar e identificarse con la región.

Stephen Nepa enseña historia y estudios estadounidenses en Temple University, Rowan University y Moore College of Art and Design. Colaborador de numerosos libros y revistas, también aparece en la serie documental Filadelfia: el gran experimento y La Trinidad Urbana: La Historia de la Filadelfia Católica.

Copyright 2016, Universidad de Rutgers

Lectura relacionada

Berger, Molly. Hotel Dreams: lujo, tecnología y ambición urbana en Estados Unidos, 1829-1929 . Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 2011.

Bjelopera, Jerome. City of Clerks: Trabajadores de oficina y ventas en Filadelfia, 1870-1920. Urbana: Prensa de la Universidad de Illinois, 2005.

Coe, Andrew. Chop Suey: una historia cultural de la comida china en los Estados Unidos. Nueva York: Oxford University Press, 2009.

Genovese, Peter. Jersey Diners. New Brunswick, Nueva Jersey: Rutgers University Press, 1996.

Hines, Mary Anne y William Woys Weaver. La despensa invadida: reflexiones sobre tres siglos de comida y bebida en Filadelfia. Filadelfia: Sociedad Histórica de Pensilvania, 1987.

Jakle, John A. y Keith Sculle. Comida rápida: restaurantes de carretera en la era del automóvil. Baltimore: Prensa de la Universidad Johns Hopkins, 1999.

LaBan, Craig. "Recuerdos para saborear". Philadelphia Inquirer , 9 de enero de 2000.

Nepal, Stephen. "El nuevo comedor urbano: cafés en las aceras en la Filadelfia posindustrial". Edificios y paisajes: Revista de la arquitectura vernácula 18.2 (otoño de 2011): 60-81.

Weigley, Russell, ed. Filadelfia: una historia de 300 años. Nueva York: Norton, 1982.

White, abril, ed. La mejor guía de restaurantes de Philadelphia Magazine. Filadelfia: Temple University Press, 2004.

Colecciones

Restaurantes: colecciones y fondos múltiples, Sociedad Histórica de Pensilvania, 1300 Locust Street, Filadelfia.

Lugares para visitar

Broad Axe Tavern, 901 Butler Avenue, Ambler, Pensilvania.

Barnsboro Tavern, 609 Main Street, Sewell, Nueva Jersey.

Jessop's Tavern, 114 Delaware Street, New Castle, Del.

Melrose Diner, 1501 Snyder Avenue, Filadelfia.

The Green Room, 42 W. Eleventh Street, Wilmington, Del.

Mrs. Robino's, 520 N. Union Street, Wilmington, Del.

Viernes, sábado y domingo, 261 S. Twenty-First Street, Filadelfia.

The Saloon, 750 S. Seventh Street, Filadelfia.

Rouge, 205 S. Dieciocho Street, Filadelfia.


Cierres

Pastel de chisporroteo. La querida cadena con sede en Portland ubicada en Capitol Hill cerrará después de tres años. Sus infames porciones grandes y sus horas de operación las 24 horas del día llegaron a la multitud que venía de Capitol Hill a altas horas de la noche. Según Eater Seattle, el restaurante declaró que cerrará debido al aumento de los costos generales y operativos en Seattle.

Feed Co. Hamburguesas. Este popular lugar de hamburguesas en el Distrito Central está cerrando. Según Eater Seattle, los propietarios de Feed Co.están vendiendo el restaurante y los nuevos propietarios tienen planes de convertir el restaurante en mariscos, bocadillos y cócteles únicos. Después de algunas renovaciones interiores, planean reabrir lo más rápido posible a la espera de la finalización de la venta.

Bar y parrilla de gallo. El bar y parrilla estilo Tex-Mex en Broadway East y Capitol Hill cerrará después de servir a Seattle durante los últimos cuatro años. Según Eater Seattle, los propietarios habían vendido el lugar y están buscando otras oportunidades.

Cocina y salón de Peso. El restaurante mexicano en Lower Queen Anne cerrará después de 20 años. Eran bien conocidos por su extenso happy hour diario, margaritas del tamaño de una pinta y una amplia variedad de tequila y mezcal. Según Eater Seattle, no ha habido razones confirmadas por las que están cerrando, pero se perderán.

418 Casa pública. El Pub cerrará permanentemente sus puertas después de ocho años de servicio el 19 de octubre. La Casa Pública Mexicana se hizo conocida como los especialistas en sopas de Ballard. Según Eater Seattle, el restaurante se ganó un lugar constante en la lista de Seattle de los mejores restaurantes mexicanos de la ciudad gracias a su comida confiable y auténtica.

Sitka y abeto. El galardonado chef Matt Dillion está cerrando su primer restaurante después de diez años en Melrose Market. Según The Seattle Times, Dillon está cerrando Sitka & Spruce a lo que considera un "grave riesgo" al renovar el contrato de arrendamiento debido al aumento de los costos y al aumento del salario mínimo.

Tío pequeño. El pequeño restaurante de cocina tailandesa finalmente ha cerrado. Los propietarios han estado impidiendo la venta del lugar para realizar otros proyectos. Según Eater Seattle, los propietarios dicen que la marca Little Uncle no desaparecerá por mucho tiempo mientras buscan explorar y expandir su marca en libros de cocina, clases de catering y otros negocios relacionados con la industria alimentaria.


The rumors are true: Guthrie’s Tavern in Lakeview is reopening after sale to owner of Roscoe Village bar

Eagle-eyed sleuths spotted a sliver of news on the Guthrie’s Tavern website this week, where it was announced that the legendary bar, which closed to great fanfare and much lament last summer, was “under new ownership” and that fans should “stay tuned” for details.

Matt Baldino, who owns Commonwealth Tavern in Roscoe Village, bought Guthrie’s earlier this year and plans to reopen the Wrigleyville bar this summer. He’s aiming for June 1.

“It came down to whether we wanted another crappy condominium building to go up, or to save a piece of Chicago history,” Baldino said Thursday. “I’m a big fan of trying to save a piece of Chicago history. I know some people don’t see bars that way, but I do.”

Sitting five blocks west of Wrigley Field, Guthrie’s Tavern had operated until last summer as a relic of another era of Chicago, a quiet neighborhood joint firmly rooted in its 1986 opening. Other than an evolving beer menu that embraced the rise of local craft beer, it barely seemed to change with the passing years. It remained best known for its ornate, hand-painted ceiling tiles, ample supply of board games and cozy comfort as one of the neighborhood’s best date spots.

But on July 20, hours after the city shut down indoor seating for bars that did not sell food as part of the effort to stem the spread of COVID-19, former Guthrie’s owner Steve Leith announced on Facebook that he would shutter the bar permanently. After a forced closure due to the pandemic in spring, Leith said in an interview last summer, he planned to close the bar and retire if another closure came. He kept his word.


Open Daily for Dine-In and Takeout

The 5-8 is the Twin Cities Home of the Juicy Lucy®, a prohibition era speakeasy reinvented for a new century. Opening its doors in 1928, the old 58th St. Club has grown into one of the best locally-owned burger restaurants in Minnesota.

Ranked #1 in America

In 2014, the Travel Channel ranked the 5-8 #1 in America for tastiest place to chow down.

Time Magazine also listed the Juicy Lucy as one of the most influential burgers of all time. City Pages listed eating a Juicy Lucy at the 5-8 as #15 on its comprehensive Twin Cities bucket list, “50 Things To Do Before You Die.” These honors would not be possible without our loyal Juicy Lucy fans! Thank you for helping us achieve recognition as the best Juicy Lucy restaurant in the Twin Cities.


Apertura

AKASHI Yoichi Akashi, who was a sushi chef at Sushi Yasuda and the chef de cuisine at Sushi Nakazawa, is opening a minimalist 10-seat counter, with another eight seats at tables and more in a private room. He will serve seasonal $200 omakase (tasting) menus, kappo-style, which means they will deploy an array of classic techniques, like simmering, grilling, frying and stewing. (Wednesday): 14 Christopher Street (Gay Street), lower level, 212-367-2067, akashi.nyc.

BOCADITOS BISTRO & ESPRESSO BAR Susana Osorio has become a busy Upper Manhattan restaurateur, as her portfolio continues to grow. The latest is this Inwood spot on two floors, serving small and large plates that mix Mediterranean and Latin inspirations: 4863 Broadway (204th Street), 646-649-4212, bocaditosbistro.com.

BUTLER Hugo Murray and Rod Coligado have snared Ryan Butler, who was the pastry chef at Piora in the West Village, to be their partner and to fashion sweet and savory pastries, bread preparations, salads, Scotch eggs, and so forth at their new bakery-cafe. There’s ample seating inside and out. (Wednesday): 95 South Fifth Street (Berry Street), Williamsburg, Brooklyn, 718-489-8785, butler-nyc.com.

DAILY A new restaurant in the United Airlines terminal at Newark Liberty International Airport takes an unusual approach. It has a globally inspired farm-to-table menu that changes daily, depending on the local availability of various ingredients. And it has no marquee chef, unlike many of its current or future peers in the terminal, where consulting chefs like Alain Ducasse, Alex Guarnaschelli, Alex Stupak, Dan Kluger and Dale Talde are involved. A team of chefs will work at Daily with Michael Coury, the executive chef of OTG, the company that develops and manages airport projects: Terminal C, Newark Liberty International Airport, Newark, OTGExp.com/experiences.

KOLA HOUSE At this new restaurant on the edge of the meatpacking district, PepsiCo, the multibillion-dollar purveyor of soft drinks and snack foods, is much subtler about its ownership, with no visible logos anywhere, than is Kellogg’s, which recently opened a blatantly branded restaurant in Times Square. The kola nut, the essential ingredient in cola drinks, plays a big role as an ingredient and seasoning on the food and drink menus by the chef Jon Feshan, who worked with Jean-Georges Vongerichten. Kola salt is dusted on steak there’s a kola rub on carnitas. And kola nut and syrup are mixed with wine and whipped cream for a dessert drink. The restaurant is owned and run locally by the Metric, which also runs the Wayfarer and Gilded Lily: 408 West 15th Street, 646-869-8873, kolahouse.com.

LA GRATA PIZZERIA This South Bronx newcomer offers a menu of pizzas, panini and pastas from the chef Erminio Conte, working in an open kitchen equipped with a pair of big Italian-made ovens: 136 Alexander Avenue (134th Street), Mott Haven, the Bronx, 718-942-5575, lagrata.com.

SAHIB At his latest Curry Hill restaurant, Hemant Mathur, who earned a Michelin star for Tulsi and has a group of six Indian places, specializes in the food of Kashmir, notably slowly simmered meats. With his consultant, Shiva Natarajan, a veteran of the local Indian restaurant scene, he has come up with modern twists like cheese and jalapeño naan: 104 Lexington Avenue (27th Street), 646-590-0994, sahibny.com.


Salads

TAVERN CHICKEN SALAD
Fresh lettuce. grilled chicken breast.
cucumbers. tomatoes. cheddar cheese.
onions and your choice of dressing 12.99

CAESAR
Fresh romaine. parmesan cheese and
croutons. tossed in caesar dressing 10.99

COBB
Fresh lettuce. tomatoes. bleu cheese and a
hard boiled egg. Topped with bacon and
grilled chicken 13.99

ADD ONS
Chicken 3/ Salmon 6/ Tenderloin Tips 6

GREEK
Fresh lettuce. cucumbers. pepperoncinls,
black olives. feta cheese. onions. beets
and tomatoes. served with Greek
dressing 10.99

MICHIGAN CHERRY
Fresh lettuce. cherries. bleu cheese.
walnuts. tomatoes. cucumbers and
apples 10.99

FAJITA
Fresh lettuce. grilled chicken. sauteed
onions and green pepper. cheddar cheese.
tomato and fresh tortilla s t rips. Servido
with salsa and sour cream 12.99


Apertura

Chinah

This financial district branch of a Jersey City counter-service restaurant serves Chinese takeout dishes, like kung pao chicken, as well as items like a dish of meatballs with tomato, egg and black forbidden rice called Grandma’s Favorite. It’s the work of four partners: Hegel Hei, Henry Meng, Joe Song and the chef Kam Lam. (Miércoles)

100 Maiden Lane (Liberty Street), chinah.kitchen.

The Gallery

This space next to the chef Hiroki Odo’s o.d.o restaurant won’t serve food for now, but rather showcase work by local artists and craftspeople, as well as some artisans from Japan. The inaugural exhibit is “Botanicals,” minimalist photography by Cody Rasmussen of New York. Mr. Odo expects to use the site for dinners come summer. (Jueves)

City Acres Market

This well-stocked 13,000-square-foot entry in Queens is the latest addition to this chain, with locations in the financial district and Williamsburg, Brooklyn.

JACX, 29-18 Queens Plaza South, Long Island City, Queens, cityacresmarket.com.

La Paulée Mondiale

The annual New York edition of the Burgundy wine extravaganza organized by Daniel Johnnes will be virtual this year and not limited to New York. It starts Wednesday and continues through March 21 on Zoom, with seminars, tastings (wines are available to order), auctions and conversations with winemakers. The events are $50 to $275, and several are free.


CCD Restaurant Week Participant List View

From May 17-28, 2021, your favorite restaurants are offering multi-course prix fixe lunches for $20 and dinners for $35 to enjoy indoors or outdoors at the restaurant or to take home. Whether you feel more comfortable dining out or taking home, support your favorite Center City businesses to help restore jobs during CCD Restaurant Week.

Dining out is different this year. Be a responsible customer: protect yourself, protect the wait staff, respect the needs of customers. We’ll get through this together.

  • Wear a mask: Help keep workers – and yourself – safe. Wear a mask until it’s time to eat or drink.
  • Keep your distance: Stay six feet away from others whenever possible.
  • Keep your hands clean: Wash your hands. Use hand sanitizer. Then wash your hands again to be safe.
  • Don’t risk it: If you feel sick, stay home.

For more specifics, visit the following Restaurant Week pages:


While enjoying CCD Restaurant Week, park for $9 or less at participating Philadelphia Parking Association and Philadelphia Parking Authority facilities from 4:45 p.m. – 1:00a.m. To view a list and searchable map of participating parking facilities and instructions for receiving the CCD Restaurant Week discount, visit the Restaurant Week parking page.

*Tax, alcohol and gratuity not included. Menus are subject to change. Reservations are subject to availability. Please honor your reservations. If you are unable to keep your reservation for any reason, please call the restaurant to inform them.


Spend V-Day with family

Buckett's Wings & More is celebrating family date night this Valentine's Day. The south Fort Myers sports bar is offering up to two free kids meals on Thursday with two paid adult entrees.

“What better way for families to celebrate their love and appreciation for each other than to dine together,” owner Zach Walter said in a news release. The promotion is valid for children 12 and younger. In addition to the meal discount, a complimentary bottle of sparkling apple cider will be served.

Buckett's will also be stocked with board games for families to eat and play together. Buckett's is at 6301 South Pointe Blvd., south Fort Myers. Call 239-481-7311 or visit buckettswingsandmore.com for more.

Buckett's opened in south Fort Myers in 1988. The sports bar got new owners in 2014. (Photo: Artis Henderson/Special to The News-Press)


Ver el vídeo: Pawn Stars Has Officially Ended After This Happened (Mayo 2022).