Nuevas recetas

Ponga sus manos en una piedra de arcilla roja para pizza bangladesí

Ponga sus manos en una piedra de arcilla roja para pizza bangladesí

Estas piedras son auténticas, arcilla roja circular formada a mano del tamaño perfecto para una pizza personal.

Shutterstock.com

Estos tienen el tamaño perfecto para un almuerzo para dos o si tienes mucha hambre, una pizza personal.

¿Quién conoce la pizza mejor que Bangladesh? Quizás Italia, ya que perfeccionaron una cierta corteza texturizada cubierta con una mezcla celestial de tomate maduro fresco, carnes y quesos curados y cualquier verdura fresca que puedas imaginar. Pero Bangladesh es el hogar de los antepasados ​​de la pizza, como el pan plano del Medio Oriente, que se horneaba en hornos de leña mucho antes de AEC.

Promoviendo esta cocina bangladesí de piedra caliente impregnada de tradición, Ten Thousand Villages, una fuente líder de artesanías de Comercio Justo de todo el mundo, ahora vende piedras para pizza de terracota. Estas piedras son auténticas, arcilla roja circular formada a mano del tamaño perfecto para un almuerzo para dos o si tienes mucha hambre, una pizza personal.

De acuerdo con la esencia de la simplicidad que ha hecho que esta piedra sea tan apreciada a lo largo de los siglos, siga estos sencillos pasos al hacer su propia pizza:

  1. Coloque la piedra para pizza en el horno y precaliente a la temperatura más alta posible.
  2. Quite la piedra (con manopla de cocina o ¡Ay!), Espolvoree con harina de maíz y esparza la masa sobre la piedra, asegurándose de no quemarse los dedos.
  3. Extienda las coberturas y hornee en el horno hasta que tanto la corteza como las coberturas estén doradas. Si el tono se acerca al negro, ya está.
  4. Asegúrese de tener un guante de cocina y una espátula a mano para servir.

¿Elevador de calor de Earthware? ¿Hormigón ignífugo?

Un amigo mío tiene un tubo como este

Aproximadamente tres pies de alto y 1 pulgada de grosor. Unas de 8 a 10 pulgadas de diámetro.

¿Sería lo suficientemente grande para un elevador de calor? Tiene muchos ladrillos ignífugos y suela de horno para hornear. Está bien dármelos.

Una pregunta. ¿Puedo hacer una estufa cohete con hormigón ignífugo entre los ladrillos?

Bueno, ¿algunos de ustedes podrían darme opiniones, por favor?

Me refiero a las cosas con las que juntan los hornos de pizza. El cual, por el aspecto de la parte inferior de uno con el que he trabajado hace mucho tiempo, es a base de arcilla refractaria.

Hace mucho, mucho tiempo, me las arreglé para encender el fondo del horno de pizza en el que estaba trabajando, rojo

El problema que veo con los elevadores de calor como este es que el área de los elevadores tarda más en calentarse. Si hace el túnel de quemado con el tubo de arcilla, entonces tiene el mismo problema allí.

En el sistema de tuberías de la estufa, la reacción al fuego calienta el metal delgado, luego entra en contacto con el aislamiento y el calor queda & # 039 atrapado & # 039 allí mismo, en el tubo de combustión y el elevador de calor & lt --- Esta es la razón por la que los cohetes se queman tan limpios.

En el tubo de arcilla, el fuego tiene que calentar la masa de arcilla antes de que entre en contacto con el aislamiento. Esto podría hacer que la quemadura no sea tan eficaz durante varios minutos. Habiendo dicho eso. Compré algunos protectores contra la gripe para usar en mi próximo proyecto de cohete. El revestimiento antigripal está hecho del mismo material que ese tubo (creo). El revestimiento antigripal debería durar casi para siempre (a menos que lo rompa de alguna manera).

En la última foto que vi, de Ernie y Erica & # 039s RMH, veo que usaron el revestimiento antigripal para la cámara de carga. No he escuchado qué parte del sistema se fabrica con el revestimiento antigripal. Puede haber información en su sitio.

A veces la respuesta no es cruzar un puente viejo, ni quemarlo, sino construir un puente mejor.


Coyote de arcilla

La Galería está funcionando nuevamente después del cierre de la pandemia. ¡Ofrecemos servicio de recogida en la acera, entrega gratuita de puerta a puerta en Hutchinson City Limits y horarios de navegación!

"Planeamos nuestras vacaciones en torno a visitar el Clay Coyote".

- Carlann y David Scherping (Columbus, NC)


Для показа рекламных объявлений Etsy по интересам используются технические решения сторонний иймом.

Мы привлекаем к этому партнеров по маркетингу и рекламе (которые могут располагать собрасполагать собрасполагать собрасполагать собранолагать собранений имимаме) Отказ не означает прекращения демонстрации рекламы Etsy или изменений в алгоритмах персонализации Etsy, но может привести к тому, что реклама будет повторяться чаще и станет менее актуальной. Подробнее в нашей Политике в отношении файлов Cookie и схожих технологий.


Domingo, 8 de abril de 2018

  • 8:30 am: In My View, una exposición internacional de arte infantil en el Living Arts and Science Center (arte / apto para niños): El tema de la exposición, EN MI VISTA, era animar a los niños a mirar por fuera de sus propias ventanas y en toda su comunidad para crear obras de arte y compartir con nosotros una visión de las personas y lugares en su propia parte de el mundo. Los estudiantes también pueden considerar IN MY VIEW como una oportunidad para compartir su propio punto de vista y opiniones sobre un tema o tema local, regional o global. IN MY VIEW incluirá obras de arte de niños de 8 a 14 años en China, India, Cuba, Irlanda, Inglaterra y Honduras y se exhibirá en la nueva Galería de Arte Infantil del Living Arts & amp Science Center. La obra de arte se ofrece a la venta y permanecerá en exhibición desde el 15 de marzo hasta el 26 de mayo de 2018. (Recurrente diariamente hasta el 26 de mayo).
  • 10am: 21c Yoga con arte - Anita Courtneyen el 21c Museum Hotel Lexington(fitness / salud / bienestar): ¡Esta divertida clase será en la Galería de Arte! Encuentre su paz interior en la serie de yoga dominical semanal del 21c Museum Hotel Lexington. Perfecciona el arte de la unidad mientras trabajas en una variedad de poses. Las sesiones cuestan solo $ 5 en la puerta y están dirigidas por profesores de yoga certificados de YOGA en The Massage Center en Dudley Square. Los asistentes deben traer su propia alfombra o toalla y agua y llegar temprano para asegurarse un lugar porque el espacio es limitado.(Domingos recurrentes).

Las manos del destino

Primer lugar
Ellis Sinclair

Crédito de la foto: Maigh / Flickr (CC-by-nc-nd)

Un Volkswagen Jetta negro aceleró por Country Road 47, una carretera aislada de dos carriles que corría paralela a la interestatal, después de dos horas desperdiciadas en la carretera. Devin y Jenna viajaban desde Atenas para pasar la semana de Navidad en una cabaña que alquiló en el campo. Devin conducía con furioso júbilo desde que tomó la salida ignorada y Jenna, con un libro en su regazo, vio pasar los pinos áridos como hileras de esqueletos grises congelados.

"Esto es mucho mejor que la carretera", dijo.

Devin se rió. "Sí, estoy haciendo sesenta en una carretera abierta. ¡Chupones! "

"Estar a salvo. No quiero estrellarme en un camino remoto donde una familia de montañeses trastornados violará y comerá nuestros cadáveres ".

"¿Qué tipo de libro estás leyendo?"

"Es difícil leer cuando todo es tan hermoso".

Los pinos transformados en manzanos se extendían por un paisaje despejado y cubierto de hielo. La luz del sol se refleja a través de la nieve en un caleidoscopio de colores brillantes: azules, amarillos, rojos, naranjas. Un letrero de madera envejecido cubierto de escarcha llamó la atención de Jenna.

Pasaron por una capilla abandonada con un cementerio al pie de una colina. Las cimas de lápidas al azar cubrían el cementerio, mirando por encima de la capa de nieve. La ciudad era una isla rodeada por un bosque antiguo.

"Habla de una antigüedad", dijo Devin. "Este lugar está ambientado en ámbar".

Jenna presionó su nariz contra su ventana. Observó cómo una casa se elevaba sobre los bosques y las casas a su alrededor.

Se detuvieron en la intersección de Main y Polk Street.

“Necesitamos llegar a la cabaña. No quiero perder nuestro depósito ".

“Tenemos hasta las seis y aún no es la una. Gire aquí. Quiero ver algo."

Devin resopló, pero sabía que tenía que satisfacer su curiosidad o el resto del viaje se convertiría en una amarga pelea. "Bien, pero después de esto salimos a la carretera".

Jenna se emocionó más mientras avanzaban hacia la casa grande. "No lo creo", dijo. "Pará pará pará."

Devin aparcó frente a la vieja casa.

"¡No puedo creerlo!"

Jenna tomó el libro de su regazo y abrió la tapa. El pliegue interior de la sobrecubierta tenía la biografía del autor, pero en lugar de la foto del autor estaba la imagen de la casa.

"¡Eso es todo!" ella dijo. "¡Esta es la casa!

“Abraham Grabowski es un completo ermitaño. No hace firmas de libros ni nada. Nunca se va. Ni siquiera hay fotos de él. Su editor ni siquiera sabe cómo es ".

Jenna negó con la cabeza y tomó su teléfono. "Necesito esto para mi blog".

Saltó del coche a la nieve.

"¿A dónde diablos vas?"

"Obviamente, esta es una señal de que estaba destinado a venir aquí".

"¡Podemos hacer esto de camino a casa!"

"No lo estoy arriesgando. Esta es una oportunidad única en la vida ".

Grabó un video con la casa detrás de ella. Quería publicarlo en Snapchat, pero no tenía ningún servicio. Ella grabó de todos modos y pensó que lo subiría a la cabaña.

“Hey, ratones de biblioteca de terror. Si ha estado prestando atención a mi blog, debería reconocer la casa detrás de mí. Así es, mis pequeños nerds y desagradables, es el hogar del único Abraham Grabowski. Voy a ver si hay alguien en casa. Con suerte, tendré más metraje por venir. ¡Tu Ghastly Girly se está desconectando! "

Devin apagó el coche y avanzó penosamente por el césped. "Esta podría ser la casa, pero no significa que viva aquí. Demonios, es posible que el tipo ni siquiera exista ".

"Vale la pena un tiro. Mira a tu alrededor, todo en sus libros está aquí. Esta es la ciudad sobre la que escribe. De ahí provienen todas sus historias. Este es el epicentro ".

La puerta principal de la casa se abrió y salió una mujer joven. "Disculpe", dijo Wendy.

"Lo siento, si ella te molestó", dijo Devin. "Nos vamos".

Sin embargo, Jenna corrió escaleras arriba.

"Esto es, ¿no?" ella dijo.

"No sé a qué te refieres".

"Si tu puedes. No digas eso. Eso es todo. Esta es la casa. Sabes quién vive aquí. ¿Quién eres tú?"

"No deberías estar aquí. Deberías irte ".

"No podría estar más de acuerdo", dijo Devin. Tomó a Jenna del brazo.

"Si, si, si. Podemos irnos en un minuto. Solo dime que tengo razón. Sé que tengo razón ". Jenna notó el sonido de una puerta cerrándose adentro. Dio un salto para mirar por encima de la cabeza de Wendy y vio a una mujer mayor de pie junto a una escalera.

"Disparates. Nadie es nadie en Navidad. Déjales entrar."

Jenna miró a Devin con los ojos bien abiertos y una sonrisa se extendió por su rostro. Catherine los saludó en el vestíbulo. El ritmo hipnótico de las teclas de una máquina de escribir golpeaba las tablas del suelo.

"Pido disculpas por nuestro asistente", dijo Catherine. "Nos gusta nuestra privacidad y Wendy hace un buen trabajo".

Jenna no podía hablar. Sus sentidos estaban ahogados y sumergidos en los detalles de la casa. "Esto es", murmuró. "Todo está aquí. ¡Todo de cada libro! "

"Puedo ver que eres un fan", dijo Catherine.

"Más que eso", dijo. "De hecho, escribo reseñas de libros y los libros del Sr. Grabowski son uno de mis temas favoritos".

"Entonces, ¿este es el lugar donde ella cree que es?" Preguntó Devin.

Catherine le pidió a Wendy que preparara un té y volvió su atención a sus invitados.

“Podemos sentarnos en el estudio. Disfruto de la compañía ".

Las estanterías se alineaban en las paredes, llenas de manuscritos encuadernados en cuero y cajas de madera. Devin y Jenna compartieron un sofá de dos plazas mientras Catherine se sentaba en el sillón.

"¿Ayudas a Abraham con sus libros?" Preguntó Jenna.

"Abraham es el escritor, como puedes oír".

El chasquido de la máquina de escribir no se había detenido desde que entraron. Catherine levantó sus manos huesudas y marchitas.

"Y estas manos crean las escenas de la muerte", explicó.

Wendy regresó al estudio con un servicio de té.

Wendy, querida. Traiga una de las exhibiciones para mostrársela a nuestros invitados ".

Le llevó una de las cajas a Catherine. Abrió la tapa para revelar un intrincado diorama.

"Oh, Dios mío", dijo Jenna. "Ese es Marlon de Un grito en la noche. Eso es increíble."

"Ella ha leído todos los libros", agregó Devin.

"En realidad estoy terminando Babilonia ahora. ¿Cuánto tiempo han estado trabajando juntos? "

Wendy devolvió el diorama al estante.

"Desde el comienzo. Estoy convencido de que el destino nos unió ".

"¿Es posible que yo lo conozca?"

"Todo es posible si Abraham sale alguna vez de ese sótano. Estos meses de invierno son cuando es más productivo. Una vez que escuchas la máquina de escribir, rara vez se detiene ".

Catherine tomó un sorbo de té, sin que la molestaran las pulsaciones mecánicas que disparaban como una ametralladora desde las profundidades.

Devin insistió en irse después de una taza de té. En el camino de regreso al automóvil, Jenna se detuvo para tomar algunas fotos más del exterior de la casa. Cuando estuvo contenta, saltó.

"¿Por qué no tienes el coche en marcha?" ella preguntó. "Enciende la calefacción, me estoy congelando".

"¿Qué crees que he estado haciendo desde que llegué aquí?"

Devin comprobó la hora en su teléfono. "Son las tres en punto. Mi teléfono no recibe ningún servicio. ¿Puedes llamar a la cabaña y ver si retienen nuestro depósito? "

“Ningún servicio para mí tampoco. No ha funcionado desde que llegamos aquí ".

Golpeó con las manos el volante.

"No te enojes. Intente ver qué le pasa al motor. Veré si nos dejan usar su teléfono ".

Devin abrió el capó y Jenna corrió hacia la casa. Wendy respondió.

"Hola de nuevo", dijo Jenna. “¿Podemos usar tu teléfono? Algo anda mal con nuestro coche y no recibo ningún servicio ".

Wendy llevó a Jenna a la cocina.

“Vaya, un teléfono fijo. No he visto uno de esos desde que visité la casa de mi abuela ".

"Sí, pero rara vez salimos de la ciudad". Jenna dejó escapar un suspiro humillado y exhausto. Cogió el teléfono del auricular, pero no había tono de marcación. Presionó la cuna tres veces, pero nada. "¿Tu teléfono no funciona?" ella preguntó.

"Entra y sale por aquí".

"Está bastante muerto en el invierno por aquí".

"¿Tienes un coche? ¿Quizás puedas llevarnos a la siguiente ciudad para que podamos encontrar un teléfono?

"No tenemos coche y cualquiera que tenga coche ya se ha ido para el invierno".

"Iba a preguntar si otras personas vivían aquí, porque no hemos visto señales de vida".

"Cualquiera que no se haya ido, simplemente cava".

La puerta del sótano se abrió y se cerró. Catherine entró en la cocina.

"Vaya, Jenna, pensé que tú y Devin se fueron."

"Sé. Lo siento. Por alguna razón, nuestro coche no arranca. Quería usar tu teléfono ".

"¡Decir ah! Buena suerte. Básicamente vivimos en una isla congelada ".

"Hombre, Devin se va a enojar".

“¿Por qué debería estar molesto? No somos tan malas compañías ".

"No, no eres tú. Alquilamos una cabaña y si no los contactamos antes de las seis, perderemos nuestro depósito y siento que todo es culpa mía ".

"No seas tan duro contigo mismo. Un día aprenderá que algunos eventos están fuera de nuestras manos. Si no puede arrancar el coche, insisto en que se quede aquí a pasar la noche. No nos importa ".

Devin entró. "No sé qué tiene de malo", gritó. "¿Tuviste suerte con el teléfono?"

"Devin", dijo Catherine. "Jenna me habló de tus planes y me siento muy mal porque te detuviste aquí y ahora no puedes ir. Hágale saber a Wendy cuánto fue el depósito para la cabaña. Pagaremos por ello. Tenemos mucho dinero ".

Catherine volvió a mirar a Jenna.

“Quizás el teléfono funcione mañana”, continuó. “Entra y sale todo el tiempo. Wendy, haz que el dormitorio de invitados sea habitable. Voy a bajar las escaleras un poco más ".

Catherine regresó al sótano. Jenna exploró el estudio con Wendy siguiéndola como una niña perdida con ojos de ciervo, rozándola suavemente y haciéndole un sinfín de preguntas. Devin luchó en la gélida temperatura con el auto, pero se perdió con los mecánicos. Cuando cayó la noche, regresó adentro con sus maletas. Wendy y Jenna estaban en la cocina charlando, riendo. El aroma y la calidez de una cocina bien usada llenaron la casa.

Wendy se acercó a una olla, revolviendo el contenido. Jenna miró a Devin con una sonrisa juguetona. Una botella de vino abierta descansa sobre la mesa junto a ella.

"Vamos a comer salchichas con repollo hervido", dijo Wendy.

"Espero que estuvieras tomando notas", dijo Devin.

"La receta es un secreto", respondió Jenna.

El ruido blanco de la máquina de escribir llenó las pausas entre la conversación.

"Realmente nunca se detiene", dijo Devin.

"Cuando una historia lo atrapa, se convierte en su obsesión".

"¿Hay alguna manera de que me puedas decir de qué trata el libro?" Preguntó Jenna.

"Ni siquiera sé si él lo sabe, todavía. Dice que depende de lo que hagan los personajes. Quiero decir, él sabe cuál será el resultado final, pero nunca sabe exactamente cómo llegarán allí ".

La cena terminó con platos vacíos, seguida de postre.

Wendy, querida. Gracias por la cena. Estaba delicioso."

Gracias, señorita Catherine. Solo sigo las recetas que me das ".

"Sí, sí, pero son las sutilezas las que transforman la comida en cocina, al igual que los matices que aumentan las palabras en prosa".

"Fue muy bueno", dijo Jenna. "¿No es así, Devin?"

"Oh sí. La mejor salchicha y repollo que he comido ".

"Querida, eres más que una cocinera, eres una chef de cocina".

Wendy asintió en agradecimiento y Catherine dejó escapar un suspiro de satisfacción. "Creo que es hora de que me vaya a la cama", continuó. "Wendy, asegúrate de que nuestros invitados vean su habitación".

"Gracias de nuevo por su hospitalidad", agregó Jenna.

Catherine se retiró arriba, seguida poco después por Wendy, Devin y Jenna. Wendy se detuvo en la primera puerta junto a las escaleras.

"Aquí es donde duerme la señorita Catherine", dijo.

"¿Solo Catherine?" Jenna susurró.

"¿Ella y Abe no duermen en la misma habitación?" Añadió Devin.

Wendy negó con la cabeza. La siguiente habitación tenía una puerta abierta. Estaba abarrotado con una cama grande, una cómoda con espejos junto a la puerta y una silla junto a la ventana.

"Esta es mi habitación", continuó. "Si necesitas algo, ven a verme".

Delante de ellos había una tercera habitación con dos ventanas que miraban hacia el archipiélago de pequeños tejados de tejas.

"Aquí es donde dormirás esta noche", dijo Wendy.

"¿Escuchas eso?" Devin mencionó.

Wendy y Jenna se volvieron hacia él que estaba parado en la puerta. Esperaron a que respondiera a su pregunta.

Jenna hizo una pausa y miró a Wendy. "¿Significa esto que podríamos llegar a ver a Abraham?"

"No", respondió Wendy. "Abraham se queda abajo cuando escribe y siempre está escribiendo".

Wendy los dejó solos. Jenna y Devin miraron a través de su habitación.

“Camas separadas”, dijo. "No es la escapada romántica que planeé".

"Bienvenido a una época más sencilla".

"¿Quieres juntarlos?"

"¿Crees que es extraño que no duerman en la misma habitación?"

“Sí, pero mis abuelos vivieron en habitaciones separadas durante los últimos veinte años de su matrimonio. Mira, mientras Abraham siga sacando libros, no me importa dónde duerma ".

"Bueno, voy a usar la habitación del niño. ¿Te dio el dinero para el depósito?

"¿De verdad, vas a preguntar eso ahora?"

“Oye, se ofreció. Solo tenía curiosidad ".

"Averigüemos qué tan lejos está la próxima ciudad mañana. Si podemos llegar allí, tal vez podamos usar un teléfono y tal vez la cabaña no se haya alquilado, por lo que aún podemos tener unas vacaciones en las que podamos compartir la misma cama ".

Devin tomó una muda de ropa y deambuló por el pasillo. Jenna miró hacia la calle. El coche de Devin estaba aparcado bajo la farola. Se desvistió lejos de la ventana, de cara a la pared. Después de quitarse la camiseta, la puerta se abrió. Jenna se volvió pero se sorprendió al ver a Wendy.

"No deberías quedarte aquí", susurró.

"Tengo un coche", continuó Wendy.

"Te pregunté si tenías un coche antes".

"No pude decir nada. Está estacionado al borde del bosque. Las llaves están adentro. Reúna sus cosas. Podemos irnos, ahora mismo ".

Jenna suspiró. “Estoy cansado y es demasiado tarde para ir a cualquier parte esta noche. Podemos irnos mañana.

Devin entró. "Oh, lo siento", dijo.

"Está bien. Wendy solo se estaba asegurando de que tuviéramos todo lo que necesitábamos ".

Wendy asintió lentamente y salió.

"¿A que se debió todo eso? Parecía un poco interesada en ti ".

"Está bien, podemos quedarnos una noche más, ¿pero solo si puedo mirar?"

"Eres un cerdo absoluto. Tienes suerte de que me encanta el tocino ".

Jenna se despertó con un escalofrío que recorrió su cuerpo. No estaba acostumbrada a dormir sola y se levantó de la cama para reunirse con Devin. Sin embargo, no estaba en la cama y el colchón estaba frío.

La casa estaba en silencio, incluso el traqueteo mecánico de la máquina de escribir de Abraham estaba en silencio. Jenna miró por la ventana y vio que el auto ya no estaba al costado de la carretera.

Jenna se arrastró por el pasillo. La puerta de Wendy estaba abierta y su cama vacía. Desde el silencio de la casa, la puerta del sótano se cerró. Jenna miró por encima de la barandilla pero no encontró a nadie. "Maldita sea, Devin", dijo.

Jenna corrió escaleras abajo y apretó la oreja contra la puerta del sótano. Luchó con lo que tenía que hacer: tocar, entrar, gritar. Ella eligió entrar. La lámpara de un banquero iluminaba los bajos fondos de la casa. Una cama deshecha debajo descansaba los escalones. Al ras de la pared del fondo había un banco de trabajo con pequeñas herramientas intrincadas, tela, cajas, madera y arcilla. Con sus últimos pasos, descubrió un escritorio con una máquina de escribir y una pila de papel al lado. Una hoja estaba sujeta al carro a medio mecanografiar.

"Devin", dijo. "¿Estás aquí abajo?"

Antes de escapar del sótano, Jenna decidió investigar el próximo libro. Miró los dos dioramas que Catherine había dejado en el banco. El primero parecía ser el estudio de arriba, intrincadamente diseñado hasta el más mínimo detalle, pero con la figura de un hombre vestido como Devin, colgando del techo por los pies. Un cubo descansaba debajo de él para recoger la sangre que manaba de su garganta abierta. La siguiente caja parecía el frente de la casa y el borde de la calle. Al otro lado del suelo cubierto de nieve, marcas de arrastre y un rastro de sangre conducían a la calle, pero estaba inconclusa, faltaba el cuerpo.

El deslizamiento, el estrépito y el tintineo de la máquina de escribir pasando al siguiente párrafo. Pronto siguió la escritura. Ella leyó a medida que se martillaba cada letra en la página:

Jenna jadeó por aire cuando el espíritu prisionero le gritó: "Corre. & # 8221".

Jenna trepó por las escaleras y huyó del sótano con la desesperada esperanza de encontrar un escape. Se detuvo en la puerta mientras la máquina de escribir continuaba contando su historia. Una sombra que se movía lentamente en el estudio llamó su atención. La luz de la farola se esparció por la habitación delantera. El cuerpo de Devin colgaba de sus pies en el centro del estudio. Una gota ocasional caía de su garganta abierta mientras el suave movimiento de la casa balanceaba su cuerpo de lado a lado sobre una olla.

Jenna salió corriendo de la casa, pero un rastro sangriento de marcas de arrastre salía de los escalones a través del césped. En medio de la calle, el cadáver de Wendy yacía desplomado y retorcido en la calle. La palabra DISLOYAL se escribió con sangre en la nieve. Jenna atravesó corriendo la casa hasta la puerta de la cocina que conducía a la parte trasera de la casa. Pudo encontrar el coche que había mencionado Wendy.

Caminó pisando fuerte a través de los montículos de nieve hacia el bosque. Sus pies y su cuerpo estaban congelados hasta el punto de que ya no sentía frío. La luz de la luna helada cubría el mundo. Los brazos huesudos de los árboles se extendieron hacia ella esperando y deseando. Cuando un destello de luz de una antorcha apareció entre las sombras, seguido de otro y otro. De la oscuridad emergieron figuras vestidas con túnicas, sus rostros oscurecidos.

"Los inviernos son largos, pero nuestros hogares siguen siendo fuertes al deleitarse con el cuerpo y la sangre".

Siguió una voz colectiva.

“Y el espíritu nos alimentará”, respondió el grupo.

Comenzó a caer una ligera nieve plumosa.

"No llores, querida. Esto estaba destinado a suceder, nuestras vidas están siempre guiadas por las manos del destino ".

Un golpe sonó en la puerta principal de la antigua casa. El invierno continuó su ataque helado. Estacionado en la calle había un Toyota Corolla rojo de 1998. Una chica de cabello oscuro y ojos alegres saltó de alegría cuando se abrió la puerta. Volvió a mirar a su amiga, Ally.

"Sé que esto puede sonar extraño, pero ¿es esta la casa de Abraham Grabowski?"

Catherine bajó las escaleras.

"¿Quién & # 8217 está en la puerta?" ella preguntó.

"Nadie. Solo les estaba diciendo que se fueran ".

Tonterías, Jenna. Nadie es nadie. Déjalos entrar. Sabes que me encantan los invitados ".

Ellis Sinclair se graduó recientemente de la Universidad de Florida Central. Como estudiante de primer año en la escuela secundaria, fue atropellado por un automóvil mientras andaba en bicicleta. Este evento y una serie de experiencias extrañas lo guiaron a escribir. Creció en un barrio pobre. Trabajó durante la noche en una gasolinera, lo que le permitió leer y escribir todo lo que quisiera. Tiene una amplia gama de intereses con la escritura y algunos de sus escritores favoritos han sido: Hemingway, Stephen King, Alan Moore, Steinbeck y Philip K. Dick. Correo electrónico: ellissinclair [at] outlook.com

Panadero & # 8217s Pick
Kathryn Pallant

Crédito de la foto: Martin Rødvand / Flickr (CC-by-nc)

Los tres nos encontramos en Starbucks on Main: ella, su marido y yo. En el momento en que los veo posados ​​en taburetes de la barra al final del mostrador, sé que son ellos. Es alto con ese aire de riqueza y prisa que acompaña al éxito en los negocios, pero su cabello es gris. A su lado, ella parece una pequeña instructora de aeróbic con mucho cabello brillante y piel suave. Lleva un vestido de jersey ajustado que la sujeta como una bata. Sus sandalias me muestran que tiene dedos largos y una pedicura rosa brillante. La rodilla de su esposo tiembla, es difícil saber por qué, excepto que a menudo están tensos así.

Primero ordeno mi café. Puedo ver que ya han bebido el suyo. David, así se llama el marido, se ha bebido un espresso doble, a juzgar por la taza vacía sobre la mesa y lo último del café con leche de Beth es visible en su taza. Consigo lo de siempre un capuchino de doble chupito con caramelo y poca espuma. Espuma baja. Casi me río. Supongo que por eso estamos aquí.

No es que haga esto para ganarme la vida ni nada. Golpearse en una taza todos los días es el pasatiempo de los universitarios avergonzados y con problemas de liquidez. Conduzco un Escalade, me visto de Hugo Boss y llevo mocasines de Tod. No soy del tipo poliestireno. Soy un hombre profesional. Estoy casado. Dirijo la sección de mi ciudad del Gremio de Aseguradoras, tengo un trabajo difícil y todos piensan que soy un gran tipo. Mi esposa no tiene nada de qué quejarse. Trabaja a tiempo parcial en la recepción de la empresa, y el resto del tiempo se humedece la cara, pasea a los perros y se mantiene en forma. No somos el tipo de personas que te preocupan. Somos de los que invitas a cenar.

Fue en una de las cenas que surgió por primera vez. Una buena pareja, Deidre y Frank, amigos nuestros desde hace años, nos acogieron para el Día de Acción de Gracias. Llegamos a la parte de la comida donde la gente, tal vez un poco borracha con el viejo californiano, levanta un vaso y le dice a la gente que sabe de todos modos qué es lo que está agradecido. Habíamos tenido los suficientes entrantes predecibles de otros alrededor de la mesa. Mark Hanson dijo que estaba agradecido por el bono de vacaciones que le había comprado su nuevo Chevy & # 8212 ¿quién quería ir andando al trabajo? Hubo un poco de risa por eso, principalmente a expensas de él, pero nadie lo dijo. Su esposa Charlotte estaba agradecida por su familia y su hogar, tienen dos hijas y una de ellas padece síndrome de Down. Es una lucha para ellos. Se ponen a llorar a altas horas de la noche si alguien les pregunta cómo les va. Lágrimas de ternura las llama Charlotte, aunque está claro que se pasa la vida esforzándose por mantenerse a la altura.

De todos modos, Frank se pone de pie un poco inestable, se agarra al borde de la mesa y dice lo agradecido que está de estar tirando focos porque puede dormir un domingo por la mañana en lugar de cambiar pañales y llevar a los mayores a las ligas menores mientras la circunferencia de su intestino crece un par de pulgadas por año. Casi vale la pena, dice, tener que sentarse con Deidre en el borde de la bañera una vez al mes mientras ella llora por eso. Se vierte el vino de su copa en la camisa y se sienta con un ruido sordo. Lo siguiente que sabes es que Deidre se despierta y agradece a Dios que este sitio web que acaba de encontrar enumera personas que la follarán bien sin preocuparse por las consecuencias de un bebé. Eso lo hizo callar.

Hablamos de ello en el coche de camino a casa, mi esposa y yo, como era de esperar. Esta era una pareja que conocíamos desde hacía años. Lo más probable era que pasaran días o, como máximo, semanas antes de que yo pudiera liquidar sus pólizas de seguro para que Frank pudiera hacer los pagos de su pensión alimenticia. Judy, mi esposa, estaba muy sorprendida. Ella seguía diciendo que no podía creerlo, y justo cuando pensaba que conocía a la gente. Parecía tener los ojos un poco nublados, lo cual era desconcertante porque éramos sólidos y había pasado mucho tiempo desde que dejamos atrás la idea de los niños. Estuvimos de acuerdo en algo que Dios simplemente no pretendía para nuestra asociación. Mientras Judy y yo hablábamos, seguía pensando en la expresión del rostro de Deidre: satisfacción y hambre a la vez, y algo más que no podía nombrar.

Así que cuando llegó a la oficina dos semanas después, hice el negocio de los seguros por ella y le pregunté lo más informalmente que pude sobre el sitio web que había estado frecuentando. Ella me dio lo que yo quería y yo le di lo que quería contra el archivador, todo temblando y repiqueteando, principalmente para que no le dijera a mi esposa lo que le había preguntado, pero también debido a esa madurez. mirada de ciruela que había tenido, brillando con lujuria allí mismo en su fiesta de Acción de Gracias.

Y así siguió. Había algo un poco desagradable en la anticipación de una conexión, pero valió la pena y me fui después, sin preguntas. Las mujeres simplemente me hicieron señas de que me marchara. Después de un tiempo, fue como tener un buen entrenamiento en el gimnasio, y siempre he pensado que follar es una necesidad corporal como cualquier otra, ¿por qué preocuparse por eso, si sabes a qué me refiero? Deidre estaba bastante concentrado en el acto mientras estaba en marcha, y en todos los negocios después. Ella había configurado mi perfil en el sitio, pero nunca habló de las otras mujeres. Abrimos la cremallera y seguimos con nuestros días. Podría haber sido el tiempo que pasó con ella lo que me hizo hacer lo mismo con los demás. Tal vez yo marqué el tono y ellos lo aceptaron. Francamente, ¿por qué insistir en eso cuando todos están felices?

Así que entré a Starbucks y ambos estaban allí. No era la primera vez que un marido entraba en escena. No era lo que más me gustaba, pero me imagino que me voy a tirar a su dama, así que lo que sea que sienta que tiene que hacer. Las pocas veces que conocí a los maridos, desaparecieron en el momento crítico, lo que me convenía, porque ¿quién querría un tipo en la habitación en un momento como ese? Y dejó a sus esposas libres para disfrutar de lo que recibían. Muy pronto todo sería logística para ellos, pruebas de embarazo y una nota del administrador del sitio para cerrar la asociación, como la llamaban. Trabajo hecho, hora de seguir adelante. Me queda bien.

Pero ahí estaba, e históricamente los maridos han tenido algunas preguntas. Están usando el sitio para evitar las legalidades, los atracos, el seguro médico, lo que tienes. Y de tu lado quieres el mínimo alboroto. You don’t want to bring a child into the world, have nothing to do with it, and then have it turn up when it’s eighteen asking about what you’ve amounted to and what this means about who they really are and why you don’t care about any of it. I’m comfortable with where I am. I’ve talked you through that already. Wife, house, a little money, some fucking and being left to enjoy your liberty. But anyway, the husbands want no strings. They’re the ones who want to be the daddy. Another one would get in the way. But they still have questions, so you humour them. The sooner you do that, the sooner you can get to the point. And Beth, without wishing to offend, is a point I’m pretty keen to get to.

The husband’s jittery from his espresso. The knee jigging keeps up. He lets me know up front, he’s doing this for Beth. She’s desperate for a child. I enjoy my coffee and wait for the talk to be over. I glance at her at this point and it’s true she looks a little haunted. But the wives, in my experience, might be thinking of a child before I get there, but then I arrive and they get focused pretty quickly on the next hour and a half. They get into it with a reliability that is gratifying. There are a few things that gratify that way. There’s not a whole lot in the insurance world that’s new to me, and I’ve been at the game for a while now. But there’s a quality in a pile of completed and filed applications at the end of the week that makes me feel pretty satisfied, since you ask. There’s a commission coming and everyone’s content, and I appreciate that the way I feel good about there being a little give in my waistband even after a long lunch. It’s like being one of the few at your high school reunion that still has his hair and a wife you wouldn’t turn away on a cold night. You know what I mean.

So when this guy starts with the questioning, I’m clear that it’ll be over soon and Beth and I can move on to the hotel upstairs for the business end of the deal. She’s sitting cross legged on the bar stool examining her manicure and I’m confident she’s waiting for this bit to be over too.

“You don’t look much like you went to Harvard,” David says. “What was your year?”

I’m wearing a good suit and I’ve got good posture and I’m pretty pissed by this, so I say, “Class of ’95, buddy. Didn’t see you there.”

“I was at Yale,” he says, like I give a shit. And he says it in this kind of way that makes you feel you’re already judged and found wanting. But I’m about to fuck his wife so I give him the benefit for a minute. Meanwhile I store away the Harvard thing. I don’t know what else Deidre wrote on that site. Who cares, right? It gets me in the door. But it’s handy to know from time to time, particularly when the husbands come out fighting.

“And you have no children of your own?” he says.

“No, ironic—isn’t that what you Yale grads say?” I give him a smile. “The wife’s not able,” I say. Not that it’s his business but he should know it’s not me or else Beth and I won’t get to the money shot.

“Listen, buddy,” I say to him. I’m getting impatient now and Beth’s started to stare across the coffee shop like this isn’t anything to do with her. She’s looking far away and a little upset and it’s an effort getting past that later. I reach into my jacket. I know how to hold it so the label shows, and the lining flashes to its best advantage. Cerise satin, this one, on grey flannel. Boss makes them just so. And I hand him a business card. It gives him the low down on my business and the good neighbourhood I live in. Give him some comfort, I think. I’m all about transparency. The Harvard thing and whatever IQ Deidre’s stuffed out into cyberworld just don’t have anything to do with success, at the end of the day.

“I get results,” I say to him. “Never had an unsatisfied customer.” And I smile the way you do when you just know it’ll go your way.

Just then he gets all courteous. He looks closely at my card and raises his eyebrows. He’s impressed. He files it in his breast pocket and pats it through his jacket.

“Gabe,” he says, “thank you.” Very earnest he is, and I enjoy that. So when he says he needs just a little more time, that he and Beth have to talk—at this, she looks at him and squeezes his hand—I think well, what’s the hurry? They’ll be back soon enough. He gives me one of those crushing Yalean handshakes and she puts a perfumed kiss on my cheek and we agree to meet up again once they’ve had that talk.

The next week I’m in the office. I’m pretty relaxed after a decent hook up, and there’s a knock on the door. There’s a bailiff there, a squat man that smells like a row of sneakers in the locker room at the Y and he starts barking about fraud and Chapter 7. He hands over one of those business cards that’s like a high class wedding invitation. I have just enough time to reflect that the only person I’ve met lately who’d wield a card like that is David before the bailiff’s crew start confiscating filing cabinets and the breakfront Judy bought me for our fifteenth anniversary. I can see that out in the reception area—it’s not Judy’s day today—the secretary’s already reaching for her handbag and jacket.

I’m feeling a lot of rage and humiliation so that I can hardly drive, but somehow I’ve got to get home. On I-95 it feels like if I go fast enough I can stop the asteroid that’s about to fall on my house, but as soon as I pull into the driveway and turn off the engine, I know. Not much is different, but there’s one blind drawn in the window of the den and when I get to the front door I can hear the clink of the chain out back where Snowflake must be sniffing around. If she’s not in her basket while Judy’s doing the washing up and singing, if Snowflake’s not sitting on my wife’s knee while she watches Oprah, if she isn’t inside there’ll be no comfort for her. For Judy, my Judy, who stood up on Thanksgiving and gave God thanks that if she couldn’t have the family of her dreams, she had Gabe, the man of her dreams, and a happy, happy home.

Kathryn Pallant is a fiction and poetry writer studying for a Creative Writing PhD at Manchester University, England. Su primera novela, For Sea or Air, is represented by the Lucas Alexander Whitely agency and her poems have recently appeared in Pastel y Antífona revistas. Email: kpallant[at]hotmail.com


Get Your Hands on a Red Clay Bangladeshi Pizza Stone - Recipes

The 2004 Skipping Stones Honor Awards
Educational, Entertaining & Exceptional!

Are you searching for authentic, multicultural books? Do you enjoy exploring the natural world through a good book? The 2004 Skipping Stones Honor Award winners cultivate an awareness of our multicultural and natural world without perpetuating stereotypes and biases. They encourage positive role models, promote cooperation, nonviolence and appreciation of nature. These books and the educational video also offer a great variety of learning experiences for students and teachers, children and parents. Our thanks to over 20 reviewers-teachers, students, parents, librarians, interns and board members-who helped with the selection process.

Reviews appear in the summer issue (pages 29 - 35).

¡Bienvenido! Have you already started dreaming about your summer vacation? What do you want to do this summer? While I hear some kids say, "Summer. what a bore. nothing exciting to do," there are many simple ways to make it extraordinary!

In our daily life, for the most part, we live and feel separated from nature and the outdoors. How can we feel that we belong in nature? As a kid, I remember taking morning walks with my father, uncle or brothers. We'd enjoy ripe mangoes, tamarind or other tropical fruits as we walked past those trees. Even now, as an adult, I love to take early morning strolls. Today, while I was enjoying the morning mist, what a pleasure it was to see two beautiful songbirds perched on the crowns of two nearby evergreens, welcoming the new day with their melodious chirps!

As we spend more time getting to know the woods and outdoors, we no longer feel afraid of those bugs, slugs and other critters that are simply minding their daily business. Nature walks, hikes or back country camping with a family member and a friend will help you feel at home in the great outdoors. An afternoon in the woods will offer more food for your soul than sitting in front of a computer or video screen. Pay attention to what you smell, hear, see and feel as you walk, without drifting in daydreams.

Do you have a garden? No? Then try window-sill, patio or roof-top gardens. Use garden compost and good potting soil in big planters to grow your favorite flowers, herbs, tomatoes and other vegetable plants. Eat plenty of garden-fresh salads and seasonal fruits like watermelon, berries and peaches when available. Watering a garden, chopping vegetables, making pizza from scratch with Mom or Dad. there are many ways to bring joy into our summer.

Many great literary works wait silently and patiently to be held in our hands. Look for the latest multicultural and nature books on pages 29-35. As a student, I immersed myself in historical and spiritual books or (auto)biographies of people who have made our world better. I invite you to dig out the classics by Thoreau, Rachel Carson, Mahatma Gandhi, Herman Hesse, Khalil Gibran or Rumi.

As we learn about these visionaries, we see how they were able to make changes in their own lives. Like them, let's discover in our own life journey that the world does not revolve around us. While we must know that we're special, it's equally important for us to realize that everyone else is also very special, with their own feelings and values. Our mind works like a parachute, only when it is open! (Let us be open respectful and receptive of other ideas and ways.)

Summer is also a great time to get involved in community projects-maintaining nature trails, working in soup kitchens, helping the disabled or visiting a nursing home for the elderly. Some Sundays, I volunteer at the county juvenile detention center talking with youth. Difficulties or challenges that we face working with others do have a purpose in our life-to help us learn and grow. When we volunteer with humility and compassion, it feels really good inside. Now, that's something worth trying this summer!

  • Explore! Nature walks, hikes or backpacking with groups like Nearby Nature, Obsidians or A.T. C.
  • Go camping with a family member and a friend.
  • Try a windowsill, patio or roof-top garden.
  • Visit local farms, get U-pick produce or fresh vegetables at the farmers' market eat fresh fruits, greens and raw vegetables as often as you can.
  • Observe an hour or two of silence each day.
  • Try not to gossip or talk behind someone's back.
  • Make friends with kids who are different from you.
  • Take mindful walks, paying close attention to what you smell, hear, see and feel as you walk practice walking meditation, without drifting in daydreams.
  • Ask a librarian for book recommendations.
  • Volunteer for community projects (work on nature trails, soup kitchens, etc.) in your neighborhood.
  • Try something new! arts, musical instruments.

Understanding our true nature and practicing selfless love and compassion for all is the core of the One World ideal that saints of many faiths practice and teach. As we learn it, we realize we are all connected and our true nature is unconditional love.

We feel useful, wanted and happy when we treat friends, family and strangers with kindness, when we help people in their hour of need. What if we seek and work for the well-being of all, for the greater good this summer? Loka Samasta Sukhino Bhavatu-May all beings be content!

When My Dad and I Go Camping

When my dad and I go camping at one of Wisconsin's State Forests, we go hiking. Once, we went hiking on the biggest trail in our park. It was enjoyable because we heard the sounds of nature and could glimpse out onto the lake.

When my dad and I go camping, we rent bikes. The trail is twelve miles long, but we only go four because we get tired-the steep hills wear us out. Once we saw three deer drinking out of a pond. There was a mama and two baby deer. They were adorable.

When my dad and I go camping, we go swimming in the lake. At the lake, I feel like I'm at the beach because there is sand all around the lake. The water is cold like Lake Michigan, and you have to step in slowly. When my dad and I go camping, we read books together-we grab a picnic table by the lake and read. On our last few trips, we have taken the Harry Potter series. I like reading with my dad because we like the same kinds of books. When my dad and I go camping, we cook: breakfast, lunch and dinner. We prepare hamburgers, hot dogs, and noodles. I like to help my dad cook because I like cooking myself.

When my dad and I go camping, we sit by the fire and talk about school, funny things, life, boats and business stuff. While we sit there, we look up at the stars. We just sit in our chairs and stare. The stars there are so different: They are much clearer. Sometimes, our marshmallows turn out burnt, but typically, they turn to just right.

When my dad and I go camping, we stay up late, until 11 pm. Before then, we hear yelling and playing music. If my mom were there, we would be in bed sooo much earlier. When my dad and I go camping at Wisconsin's State Forests, we have GREAT time!

I could feel the rhythmic pounding of Geronimo's hooves underneath me. We rounded the corner and Geronimo sped up to a smooth canter. He had gotten the right lead this time. There had been many times when he'd gotten the wrong lead, or had cantered with the wrong foot in front. I have tried to explain to him that you have to start with the outside leg forward when doing the trot to canter transitions. He'll learn one of these days. "Now look at the jump and anticipate that he'll stay at this speed," Sarah yelled from the center of the arena. She had been my riding instructor for the past two years.

I looked at the jump. It was a vertical. A long, white pole resting on two jump cups. It was around two feet, higher than I had ever jumped before. I prayed that he wouldn't refuse-Jumping is very difficult and scary if your horse doesn't know what he is doing. But Geronimo never hesitated for a second as he took off through the air. Quick release, hands up, heels down, hands and face up his neck. We landed gracefully and evenly on the other side.

Some people don't appreciate the long years of sweat and hard work that equestrians pay for a good fifteen minutes in the show ring. It had taken me two years to get to this point and I was loving every minute of it.

"That was good!" Sarah yelled with a smile.

I slowed Geronimo down to a trot, then a walk. I led him to the center where Sarah was, and dismounted.

"You did well today," Sarah said.

"It was all Geronimo," I replied.

I walked Geronimo out to the crossties, took off his bridle and put on his halter. He stood perfectly still as I untacked him and gave him a good brushing. I stopped for a second to admire him-he really was a beautiful animal. Some commented that he was too short and fat for jumping. I thought he looked just as beautiful as a pricey Grand Prix jumper. He was an Appaloosa, with spots to spare. Grey, black and white hairs stuck out in all directions, giving him a scruffy look. His mane stood straight up, making a perfect mohawk on top of his head. Overall, he was quite a sight, one to be laughed at and loved at the same time.

After grooming and picking his feet, I led him back to his stall. He began munching on a mouthful of hay, only stopping momentarily to watch me go.


Archive of Our Own beta

This work could have adult content. If you proceed you have agreed that you are willing to see such content.

If you accept cookies from our site and you choose "Proceed", you will not be asked again during this session (that is, until you close your browser). If you log in you can store your preference and never be asked again.

Made of stone by tyrellis

Fandoms: Voltron: Legendary Defender
Resumen

Keep your head down. Don't talk to the others. Stay in your cell, don't yell, don't tell anyone how angry you are. Comply in their training exercises, excel in the arena. Don't scream when they plunge needles into you, don't cry, don't beg for your mamá. You take everything they give you and you make yourself stronger.

After five months' imprisonment, Lance is finally rescued from the galra's grip - but something about him has changed. In fact, almost everything has changed, and the paladins do not know how to reverse it, and truly get their friend back. Is it possible? And does Lance even care enough to cooperate?


Contenido

Development and filming Edit

Season 21 was broadcast during the 2012 fall season on CBS. [7] It spanned a little over 25,000 miles (40,000 km) of travel to three continents and nine countries including China, Indonesia, Bangladesh, Turkey, [8] and the Netherlands, which hosted a Switchback task. [9] [10]

This season introduced the "Double Your Money" prize for the team who won the first leg, making them eligible to win a total of $2 million if they also won the final leg. Only six teams in the previous twenty seasons of La sorprendente carrera had ever won both the first and final legs. Elise Doganieri, co-executive producer for the show, called the larger potential prize "a real game-changer". While teams reacted with excitement at the larger prize, Doganieri hoped that if it was won, the additional prize money would be used for "something wonderful" such as supporting charitable medical research. [11] Abbie Ginsberg and Ryan Danz, the winners of the Double Your Money prize, were eliminated from the competition at the conclusion of the ninth leg, after being U-Turned by Jaymes & James.

In Leg 3, Caitlin & Brittany were seen taken in the wrong direction of the Pit Stop, but in a post-elimination interview they stated that they actually knew where the Pit Stop was and were coming back to the Pit Stop after "backtracking" to retrieve a missing clue. [12] The leg featured the series' first-ever Blind Double U-Turn, where two teams could U-Turn another team, and whichever team used the U-Turn could remain anonymous. It was a combination of components of the U-Turn of previous seasons: Double U-Turn combining with Blind U-Turn.

Although contestants are typically forbidden contact with known family and friends during the filming (except where such contact is part of a task), James LoMenzo was shown video chatting with his wife during the fourth Pit Stop to receive an update on his father's medical condition.

Bangladeshi model Rumana Malik Munmun appeared as the Pit Stop greeter during Leg 5. [13]

On Leg 7 in Moscow, prior to a task, James & Abba had left their bags, including the latter's passport, in a waiting gypsy cab, but the cab had driven off with their bags while they performed the task. They continued the leg, but before they could check in, they were told they had to try to find Abba's passport to continue the race. Ultimately, they ended the leg in last place, learning it was a non-elimination leg, but if they were required to leave the country in a subsequent leg, they would be automatically disqualified. The entirety of the next leg remained in Russia, but they ended up in last after spending time again searching for the passport and were eliminated. As the production continued, the two had to secure an exit visa for Abba in lieu of a valid passport. According to Abba, the events of these legs occurred on the Friday and Saturday prior to a major Russian holiday, and it became difficult to work through the limited bureaucracy to do this. The two were fortunate enough that Abba's prior fame was recognized by an employee at the U.S. Embassy, and they were able to secure the visa in time to fly back to the United States on the day prior to the finale. [14]

Cast Edit

Aplicaciones para The Amazing Race 21 were open until May 9, 2012. [15]

The cast includes The Fabulous Beekman Boys stars Josh Kilmer-Purcell and Brent Ridge, former White Lion and Megadeth metal bassist James LoMenzo, Chippendales performers Jaymes Vaughan and James Davis, double amputee professional snowboarder Amy Purdy, and former The Apprentice: Martha Stewart contestant Ryan Danz. [9] [16] Rob Scheer is also the brother of former Sobreviviente: Panamá contestant Tina Scheer. [17] Caitlin King is the sister of model RJ King and soccer player Julie King. [18]

Contestant Sheila Castle suddenly died on June 19, 2016 at the age of 48. [19]

Future appearances Edit

Natalie and Nadiya Anderson were later selected for The Amazing Race: All-Stars, made up of returning teams from seasons 14–23. [20] They later competed on the 29th season of Sobreviviente, making them the first Una carrera increíble contestants to compete on another CBS reality show. Nadiya was the first person voted out and Natalie won the season. On May 23, 2016, Natalie appeared on a Sobreviviente-themed The Price is Right primetime special. [21] Natalie then returned to Sobreviviente to compete on Superviviente: ganadores en la guerra alongside other winners, and finished as 1st runner-up. [22] Nadiya also appeared on Superviviente: ganadores en la guerra as part of the loved ones visit. [23] Natalie then competed on the thirty-sixth season of the MTV reality show El reto and withdrew in the fifth episode after learning that she was pregnant. [24] [25]

Amy Purdy later competed in the eighteenth season of the ABC reality series Bailando con las estrellas, and finished as the runner-up. [26] On June 9, 2014, Purdy appeared on CBS's El precio está bien as a guest model. [27] On April 1, 2016, Purdy appeared on TLC's Di sí al vestido. [28]

The following teams participated in the season, each listed along with their placements in each leg and relationships as identified by the program. Note that this table is not necessarily reflective of all content broadcast on television, owing to the inclusion or exclusion of some data. Placements are listed in finishing order:

  • A red team placement means the team was eliminated.
  • A green ƒ indicates that the team won a Fast Forward.
  • A purple ε indicates that the team decided to use the Express Pass on that leg.
  • Un underlined blue team's placement indicates that the team came in last on a non-elimination leg and had to perform a Speed Bump during the next leg.
  • A brown ⊃ or a cyan ⋑ indicates that the team chose to use one of the two U-Turns in a Double U-Turn ⊂ or ⋐ indicates the team who received it ⊂
    indicates that the team was U-Turned, but they used the second U-Turn on another team.
  1. ^ Gary & Will Blind U-Turned Rob & Kelley however, they had already passed the U-Turn point and were therefore unaffected by it.
  2. ^ In an unaired scene, Caitlin & Brittany initially arrived 6th, but had missed the clue at the U-Turn, having found Pit Stop by chance. They had to backtrack to the U-Turn to retrieve their clue. During this time, Natalie & Nadiya, Rob & Kelley, and Gary & Will checked in, dropping Caitlin & Brittany to last place and resulting in their elimination. [12]
  3. ^ Rob & Kelley initially arrived 4th, but took a boat directly to the Pit Stop instead of to Swarighat, as instructed in their clue. They had to backtrack to their boat and take the proper route. Josh & Brent checked in during this time, dropping Rob & Kelley to 5th.
  4. ^ James & Abba initially arrived 4th, but were not allowed to check in because Abba's passport was amongst the items stolen by their cab driver during the Roadblock. As they tried to retrieve the passport, Abbie & Ryan and Josh & Brent checked in during this time, dropping James & Abba to last place. However, Leg 7 was a non-elimination leg and they were allowed to keep racing until they came to a point where they would need to produce their passports for international travel.
  5. ^ In Leg 7, Josh & Brent were unable to complete either Detour before the sites for both Detour options closed for the day. They were issued a 4-hour penalty, which was assessed at the start of Leg 8.
  6. ^ aB Natalie & Nadiya used the Express Pass to bypass the Roadblock in Leg 8. The official website states that Natalie elected to perform the Roadblock this is reflected in the total Roadblock count. [29]
  7. ^ As they spent much of the leg trying to retrieve Abba's passport or acquire a new one, James & Abba were only shown retrieving the Speed Bump clue and traveling to the task before arriving at the Pit Stop for elimination. On the official website, Abba disclosed that he was able to complete the Roadblock, but they did not perform the Detour as they were too far behind the other teams and were instructed to go directly to the Pit Stop for elimination. [29][30]
  8. ^ Trey & Lexi U-Turned Jaymes & James however, they had already passed the U-Turn point and were therefore unaffected by it.

Episode titles are often taken from quotes made by the racers. [31]

  1. "Double Your Money" – Phil Keoghan
  2. "Long Hair, Don't Care" – Jaymes
  3. "There's No Crying in Baseball" – Bretaña
  4. "Funky Monkey" – Ryan & Abbie
  5. "Chill Out, Freak" – Natalie
  6. "Get Your Sexy On" – Nadiya
  7. "Off to See the Wizard" – James (of Jaymes & James)
  8. "We Was Robbed" – James (of James & Abba)
  9. "Fishy Kiss" – Natalie
  10. "Not a Well-Rounded Athlete" – James (of Jaymes & James)
  11. "Take Down That Million" – Trey

The prize for each leg was awarded to the first place team for that leg. Trips were provided by Travelocity. The prizes were:


Для показа рекламных объявлений Etsy по интересам используются технические решения сторонних компаний.

Мы привлекаем к этому партнеров по маркетингу и рекламе (которые могут располагать собранной ими самими информацией). Отказ не означает прекращения демонстрации рекламы Etsy или изменений в алгоритмах персонализации Etsy, но может привести к тому, что реклама будет повторяться чаще и станет менее актуальной. Подробнее в нашей Политике в отношении файлов Cookie и схожих технологий.